La Organización en Favor de la Economía Circular del Plástico (OFECP), que aglutina a más de 200 fabricantes y distribuidores de la industria del plástico en el país, presentó a la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema) un documento con propuestas alternativas a la legislación que prohíbe la distribución de bolsas plásticas en establecimientos de la capital del país.

La OFECP propone a la Sedema que, con el fin de fortalecer la infraestructura para el reciclaje, se cobren 15 centavos por cada bolsa entregada en el supermercado, con lo cual se recaudarían cerca de 90 millones de pesos al año, mismos que el gobierno podría invertir en centros de acopio y en plantas de reciclaje en colaboración con la industria.

Lo anterior, considerando que, según un estudio de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio, se entregan 50 millones de bolsas de supermercado mensualmente.

En materia de producción, los fabricantes y distribuidores proponen que se permitan bolsas con 50% material reciclado y que sean 100% reciclables; así como introducir nuevas bolsas compostables; y que las bolsas de los supermercados sean de color naranja, verde y gris para fomentar la separación de basura en casa.

La propuesta también plantea la suspensión de las multas por incumplir la nueva legislación que prohíbe la entrega de bolsas de plástico de un solo uso, mismas que “amenazan a más de 100,000 pequeños comercios que están en riesgo de quiebra”.

Jorge Chahín, presidente de la OFECP, expresó que “prohibir (las bolsas de plástico) no resuelve ningún problema y, por el contrario, representa un retroceso ambiental y un enorme daño a la economía”, pues el uso de bolsas de papel, al que han recurrido muchos pequeños comercios, representa un impacto ecológico negativo, al implicar una mayor tala de árboles.

[email protected]