Boeing anunció este martes que entregó 157 aviones civiles en 2020, en baja de 59% sobre 2019, en un año flojo por la anulación de pedidos de aparatos de la familia 737.

El fabricante, que se vio perjudicado por la pandemia de coronavirus como todo el sector de la aviación, terminó el año 2020 con una nota positiva con la vuelta al servicio del 737 MAX en Estados Unidos y Brasil luego de dos años de prohibición de vuelo.

Su aparato estrella estuvo confinado al suelo durante 20 meses luego de dos accidentes que dejaron 346 muertos, antes de ser nuevamente autorizado a volar en algunos países a finales de 2020.