De la sindicalización en la industria automotriz, 80% está representada por la Confederación de Trabajadores de México, pero empezará a romperse ese dominio y llegarán nuevas fuerzas sindicales agrupadas en el Sindicato Minero y la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México, quienes ya están trabajando, por lo que se requiere poner atención de las empresas para transitar hacia el nuevo modelo laboral.

Así lo expusieron especialistas laborales en el foro La Reforma Laboral. Oportunidades y Soluciones en las Relaciones Organizacionales, que organizó la consultoría Mercer, quien lanzó la nueva herramienta sobre sindicalización que permitirá a las empresas detectar conflictos laborales, así como la decisión de los trabajadores a mantenerse sindicalizados o no.

Ricardo Martínez Rojas, socio de la firma De la Vega & Martínez, expuso que es indispensable que se cuide el clúster en la zona del Bajío; por lo que las empresas deben entrar en nuevos procesos, “vamos a tener que trabajar mucho para que se mantenga una industria que se hizo poderosa. No podemos perder esa gran oportunidad”.

Añadió que “la afectación clara es hacia la industria automotriz porque, en primera, se eleva la integración del automóvil a 70%; en segundo lugar, se está exigiendo que la industria automotriz eleve los salarios a 16 dólares la hora, por lo tanto, ese incremento importante, son asuntos que no debemos perder el foco”.

En su momento, Luis Mirón, del despacho Díaz Mirón, dijo que la paz laboral en los tiempos de la reforma se mantendrá en la medida en la que “haya un contrato activo, se disminuya la rotación para hacer nuevas contrataciones y se rompan los vicios. Mantener un buen clima laboral es una labor compleja”.

Para ello, Martínez Rojas expuso que en principio las empresas deben evaluar al sindicato, “si va a poder representar a la gente; y para ello tendremos cuatro años”.

Quieren unidad y amparos contra reforma.

Convocados por el Congreso del Trabajo, organizaciones como la CROC, el Sindicato Ferrocarrilero y el Sindicato Minero realizaron una reunión cuyo objetivo es buscar la “unidad sindical” para enfrentar la nueva reforma laboral, al considerar que viola la libertad sindical.

Propusieron interponer un amparo contra la promulgación de la reforma, pues hay artículos que afectan a las organizaciones sindicales.