El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) expresó su “preocupación” por el aumento del 15% a los salarios mínimos generales para el próximo año, ya que repercutirá negativamente en las variables económicas, al provocar un efecto inflacionario, además de fomentar la informalidad.

Luego de que la Conasami avaló sin consenso del sector empresarial el aumento salarial de los trabajadores para el 2021, el organismo privado que preside Carlos Salazar Lomelín sostuvo que los empresarios están dispuestos a un incremento que sea “razonable y esté en línea con la realidad económica actual del país”.

No obstante, un incremento como el que se aprobó “no sólo complicaría la generación de esos nuevos empleos, sino que pondría en riesgo incluso la preservación de los empleos actuales”.

El CCE reiteró, bajo las condiciones actuales, el incremento salarial debería ser de 10% y no de 15%, como lo determinó el gobierno federal y el sector obrero respaldó, puesto que “un incremento del 15% perjudicaría fuertemente a las micro y pequeñas empresas, haciendo inviable la sobrevivencia de muchas de ellas”.

A través de un comunicado, el organismo empresarial dijo que por la difícil situación que atraviesa México y el mundo debido a la pandemia, “estamos ante la encrucijada de preservar la mayor cantidad de empleos en un entorno económico adverso, y ver la posibilidad de generar nuevos empleos conforme se vaya dando la recuperación. Es claro que en este momento tan crítico que enfrenta nuestro país, es más importante mantener y recuperar empleos que perseguir un objetivo aislado de mejorar el salario de algunos a costa de más informalidad y desempleo de muchos”.