El presidente de la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA), Matthias Wissmann, conminó a “hacer todo lo posible” para eliminar las barreras comerciales existentes y evitar la creación de nuevas, frente a la ola de medidas proteccionistas que propaga Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

Durante su mensaje anual a las distintas organizaciones de vehículos en el mundo, advirtió que no existe ningún país que pueda satisfacer plenamente la demanda automotriz con su propia producción, como lo pretende el mandatario estadounidense.

Abundó que el crecimiento económico, el empleo y la prosperidad se darán a través del repunte de los mercados y la producción automotriz, con sus respectivas cadenas de valor multinacionales.

El presidente de la OICA proyectó un 2018 menos dinámico respecto al 2017, donde el mercado automotriz mundial aumentará en alrededor de 1%, llegando a casi 98 millones de unidades; cuando en el 2017 cerró con repunte de 2.36 por ciento.

Wissmann refirió que el bloque del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) (Estados Unidos, Canadá y México) redujo sus ventas y producción, a excepción del repunte de la fabricación automotriz mexicana, que muestra crecimiento de 13 por ciento. Contrario a ello, Asia ha duplicado su producción de vehículos y sus ventas desde el 2005 van con tendencia intacta.

Por su parte, Europa tanto la producción como las ventas registraron sus valores más altos desde el 2007. América del Sur se está recuperando, aunque la producción y el volumen del mercado todavía están muy por debajo de los valores anteriores.

El mercado automotriz africano todavía tiene un volumen muy pequeño y, en consecuencia, está sujeto a mayores fluctuaciones. La producción en África aumentó por octavo año consecutivo, también a partir de una línea de base baja.

“Como queremos mayores aumentos en el crecimiento y el empleo en todo el mundo, apoyamos el libre comercio y los mercados accesibles”.

“OICA siempre ha estado en favor de mercados accesibles”, de modo que explicó, todos los fabricantes tienen cadenas de valor multinacionales altamente conectadas hasta el producto final. Refirió que alrededor de 75% del valor agregado de un automóvil es generado por proveedores, de muchos países y con varias etapas de suministro ascendentes.

“Cada nación con su propia producción de vehículos debe no sólo abastecer su mercado interno, sino aumentar sus exportaciones de automóviles y partes”. Por esta razón, aseguró, el libre acceso al mercado y la eliminación de las barreras comerciales son tan importantes para el crecimiento, el empleo y la prosperidad en todo el mundo.

[email protected]