La Comisión Europea (CE) autorizó hoy al gobierno de Francia conceder una ayuda temporal de 1,200 millones de euros (1, 600 millones de dólares) en forma de garantías a la Banque PSA Finance, la filial financiera de PSA Peugeot Citroen.

Bruselas considera que la operación "es necesaria para asegurar el acceso de Banque PSA Finance al mercado y evitar cualquier efecto de contagio al sistema bancario francés, lo que afectaría el coste de financiación de los bancos".

La ayuda queda condicionada a la presentación, en un plazo de seis meses, de un plan de reestructuración para el conjunto del grupo PSA Peugeot Citroen.

Ello deberá incluir garantías para la viabilidad de Banque PSA Finance a largo plazo y su funcionamiento sin el apoyo permanente del Estado.

"Con base en ese plan la CE tomará una decisión final sobre la ayuda", explicó el Ejecutivo en un comunicado.

La garantía ofrecida por el gobierno francés cubrirá las nuevas emisiones de bonos de Banque PSA Finance en el mercado y beneficiará los títulos emitidos hasta seis meses a partir de este lunes.

Esos títulos constituirán créditos para la entidad con un vencimiento de tres años a partir de la fecha de emisión.

Durante el período de la ayuda, el grupo PSA Peugeot Citroen se ha comprometido a no repartir dividendos o recomprar acciones.

La Banque PSA Finance es una entidad creada por PSA Peugeot Citroen para ofrecer líneas de crédito a sus clientes y ha tenido su capacidad de refinanciación afectada por los problemas financieros del grupo automovolístico francés.

MFH