La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) pidió a la Comisión Federal de Competencia (CFC) ratificar el rechazo a la alianza Televisa-Iusacell en el proceso de reconsideración que promoverán esas empresas.

Coincidimos con la decisión de la CFC de rechazar dicha concentración y la saludamos. Sin embargo, la decisión aún no es definitiva porque ambas empresas podrán interponer sendos recursos de reconsideración ante el organismo antimonopolios , subrayó.

La resolución de la Comisión, destacó, sienta un precedente porque evitó más concentración y reconoce que la convergencia de servicios, la propiedad cruzada de medios y el acaparamiento de frecuencias no deben analizarse de manera aislada ni en función de los avances tecnológicos, los planes de negocios y los paquetes de servicios integrados.

Por lo tanto -dijo- llamamos a que la CFC no sólo confirme su votación y rechace una vez más la concentración Televisa-Iusacell, sino que además encamine acciones concretas en el sentido de fomentar la competencia en televisión abierta .

En opinión de la Amedi, la CFC debe emitir opiniones para que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) reserve frecuencias del espectro para una cadena de televisión nacional pública, en tanto que el Congreso de la Unión debe realizar reformas urgentes y democráticas al marco jurídico de la radiodifusión y las telecomunicaciones en México.

Enfatizó que la aprobación de la CFC hubiera implicado que los dos únicos grupos de interés que controlan la televisión abierta y otros segmentos de mercado ligados a la comunicación y el entretenimiento se coludieran, se repartieran los mercados y conformaran un monopolio en la producción y distribución de contenidos audiovisuales, en lugar de competir entre sí.

En ocasiones previas, la CFC ha tomado resoluciones erróneas y ha permitido que Televisa consolide empresas de televisión restringida, incumpla obligaciones competitivas, cometa prácticas abusivas, encarezca las tarifas publicitarias y cierre la pantalla a sus competidores para anunciarse, consideró.

Por ello, agregó, la Comisión debería iniciar una serie de acciones que combatan las evidentes prácticas monopólicas de la televisora y emitir opiniones que permitan abrir el mercado de la televisión abierta a través de nuevas opciones programáticas.

Asimismo, dijo, es necesario fomentar mayor competencia en el sector de las telecomunicaciones a través de más inversión, cobertura, regulación eficiente y políticas públicas integrales que fomenten el desarrollo nacional.

Es prioritario romper el monopolio de Telmex y Telcel que ocasiona que los servicios sean onerosos y que la calidad tanto en telefonía fija, móvil y acceso a Internet sea deficiente y no responda a la demanda y exigencia de un país que busca incrementar e intensificar sus niveles de conectividad, afirmó.

Por lo tanto, el problema no radica entre elegir entre un monopolio u otro. La solución a todas estas carencias y rezagos se encuentra en la existencia de reglas claras y equitativas, con nuevos jugadores en el mercado, así como la creación de una autoridad independiente, especializada y con atribuciones suficientes para regular las telecomunicaciones , finalizó.

klm