México importa 45% de los productos agropecuarios para abastecer la demanda nacional de alimentos, por lo que la dependencia alimentaria del exterior podría aumentar, advirtió Syngenta, firma suiza especializada en protección de cultivos.

En un análisis sobre la situación del agro mexicano, la firma destacó que México está lejos de alcanzar una autosuficiencia alimentaria, de acuerdo con los parámetros de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

México cuenta con una autosuficiencia alimentaria de 55%, cuando la FAO estima que para tener un margen aceptable se debe de lograr un aproximado de 75% , señaló la empresa.

En México, la importación de productos agropecuarios que demanda la población se debe a las tres realidades del agro nacional, dependiendo de la zona geográfica, en donde el norte tiene tecnología y en el sureste hay pequeños productores, refirió Syngenta.

En el norte hay agricultores tecnificados que potencian los cultivos y aplican tecnología para evitar plagas y mejorar la producción; la parte central del territorio nacional produce poco por hectárea.

Mientras que el sureste es improductivo, señaló la empresa que obtuvo el tercer lugar mundial en el mercado de semillas, ya que los pequeños agricultores cultivan en pequeñas proporciones y no cuentan con tecnología en su mayoría.

Syngenta considera a México como una prioridad y lo ubica dentro de las primeras 20 naciones para impulsar la tecnología agrícola.

De acuerdo con el reporte, México debe disminuir las brechas y disparidades productivas, aprovechando las condiciones naturales y capacidad de las diferentes regiones y zonas productivas nacionales .

Otro punto que apoyaría al agro es promover la inversión pública, privada y/o social en programas y planes para la producción agroalimentaria en todas las escalas .

Señala que la tecnología agrícola, semillas, sistemas de riego y productos para proteger los cultivos, en combinación con las mejores prácticas en la materia, podrían llegar a potenciar los cultivos, en algunos casos al doble.

La seguridad alimentaria sigue siendo uno de los desafíos más importantes de nuestro tiempo , expone. Se estima que actualmente hay casi 1,000 millones de personas desnutridas a nivel mundial y población en el orbe continúa en aumento.

Así, advierte, la demanda de alimentos en los próximos años crecerá 50% debido al crecimiento demográfico, la urbanización y el cambio en las dietas de alimentación.

klm