Llegó la hora del debut en Bolsa de la plataforma de alquiler de alojamiento entre particulares Airbnb, que anunció este martes su objetivo de levantar entre 2,100 y 2,600 millones de dólares cuando realice su Oferta Pública Inicial en Wall Street, lo cual le daría un valor de mercado de unos 35,000 millones de dólares.

La firma, que logró recuperarse de unos meses difíciles al inicio de la pandemia del coronavirus, propondrá al mercado 51.9 millones de acciones a un precio de 44 a 50 dólares por papel, según documentos financieros publicados el martes.

Airbnb podría valer así 35,000 millones de dólares en el NASDAQ, donde cotizará bajo el símbolo ABNB.

Esta empresa, nacida en San Francisco hace 13 años, creó un concepto que cambió para siempre la industria de los viajes, con 4 millones de huéspedes y más de 825 millones de clientes en su haber.

En abril, su valor estimado en función de rondas de fondeo era de 18,000 millones de dólares, según datos de la cadena CNBC.

Entonces la firma se vio duramente afectada por las medidas sanitarias impuestas en el mundo para contener el coronavirus, y su facturación de los nueve primeros meses de 2020 cayó 32% si se la compara con igual periodo de 2019.

Airbnb buscó con urgencia unos 2,000 millones de dólares para enfrentar la crisis, y despidió a 25% de su personal.

Desde entonces el grupo se recuperó con las vacaciones de verano. Entre julio y septiembre el grupo ganó 219 millones de dólares.

Airbnb se benefició de las reservas para fines de semanas largos cerca del hogar o de personas que buscaron teletrabajar desde otro lugar que no fuera su domicilio.

El resurgimiento del Covid-19 en el mundo podría afectar sus esfuerzos, ya que surgen nuevos confinamientos.

Pero el simple hecho de que Airbnb pueda obtener ganancias trimestrales es positivo para Wall Street, donde muchas empresas de economía colaborativa, como Uber, entraron a Bolsa sin haber sido rentables, con el argumento de su potencial de futuro.

El concepto de Airbnb surgió en 2017 cuando Brian Chesky y Joe Gebbia buscaban una forma de pagar su alquiler.

En medio de una grave crisis financiera en el mundo, la idea de encontrar alquileres temporales menos caros, o ganar algo de dinero arrendando una habitación, sedujo rápidamente a muchas personas.

La empresa inició su proceso de ingreso a Bolsa en el verano, siguiendo un procedimiento que permite no tener que revelar de inmediato todos sus números y de ese modo exponerse más lentamente al escrutinio del mercado.

Pero su llegada a Wall Street es esperada desde hace tiempo: el grupo anunció sus intenciones en septiembre del 2019.