Debido al impacto en la aviación por la pandemia del Covid-19, la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA) aprobó, de manera unánime, implementar el esquema de “rotación laboral” a partir del 1 de abril, con lo que descansará 50% de la plantilla y dejará de percibir un mes de salario (de manera rotativa).

En entrevista con El Economista, Ricardo del Valle, secretario general de la ASSA, informó que se realizó una Asamblea General Extraordinaria para analizar los planteamientos de la empresa encaminados a reducir la plantilla laboral en 50%, “lo que más interesa es preservar el empleo de los compañeros, pero también mantener a la empresa, por eso presentamos un planteamiento distinto que fue aprobado por unanimidad”, destacó.

El dirigente sindical explicó que “entre todos buscamos las alternativas de salida, con nosotros nació la llamada rotación, que en términos coloquiales es que un determinado número de compañeros, en este caso 50%, es decir, de 1,360 aproximadamente, va a descansar el próximo mes sin salario, así hasta que dé la vuelta, ésa sería la aportación”. Explicó que los sobrecargos estuvieron de acuerdo toda vez que Aeroméxico solicitaba recortar la plantilla laboral a 50% o nueve meses con un esquema de rotación; sin embargo, “con toda la responsabilidad que esto conlleva, la asamblea solamente autorizó, por acuerdo del Comité Ejecutivo, que sólo fueran tres meses, y al término realizar una revisión del contexto económico a nivel global, así como las finanzas de la empresa”.

Entre los acuerdos de Aeroméxico y la ASSA, quedó establecido que este esquema puede continuar por otro periodo, o ser cancelado si la situación mejora; “el acuerdo fue de rotación para toda la planta laboral, siempre respetando que se necesita 50% de la plantilla, entonces todo mundo rotará y todo mundo tendrá esa rotación, no cobra absolutamente nada un mes, mientras el otro 50% sí lo hace y así sucesivamente”.

Cabe señalar que Aeroméxico, a partir del martes 17 de marzo y hasta el 30 de abril, realizó un ajuste en sus operaciones hacia Europa derivado de la reducción en la demanda de sus clientes quedando de la siguiente forma: Madrid (MAD) se reduce de 17 a siete vuelos semanales; Barcelona (BCN) se reduce de cinco a tres vuelos semanales; París (CDG) se reduce de 11 a siete vuelos semanales; Londres (LHR) se reduce de siete a cinco vuelos semanales; Amsterdam (AMS) se reduce de siete a cinco vuelos semanales.

Pese a las decisiones que tomó la empresa, junto con el sindicato, dijo Del Valle: “El panorama sigue siendo incierto, porque no sabemos si el día de mañana se cierren fronteras en Estados Unidos, o si Europa cierra fronteras y se tendría que parar casi en su totalidad Aeroméxico, porque sólo tendría destinos domésticos y con todo y eso también están cayendo las reservaciones 20 por ciento”.

De Valle comentó que “lo que siempre ha hecho Aeroméxico es cuidar su flujo de caja que lo lleva muy bien y si no se hubieran hecho ajustes, junto con sus trabajadores, no sé cómo estaría la situación financiera de Aeroméxico. El mejor sindicalismo es el que lleva el diálogo, la situación del país nos exige un nuevo sindicalismo, moderno, que lejos de buscar la confrontación, se buscan los acuerdos en beneficio de todos”.

Dijo que habrá entendimiento siempre y cuando se piense en el trabajador y en la empresa, no sólo de un lado, porque de lo contrario harán valer los derechos que hay en la Ley Federal del Trabajo.

[email protected]