Será a finales del año próximo, cuando la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentará el acuerdo para una mejor tributación internacional de las empresas digitales, anunció el Secretario General de la entidad, José Ángel Gurría.

Se refiere a la introducción de un impuesto sobre las transacciones de empresas digitales multinacionales, lo que facilitará la fiscalización en los países donde operan y generan riqueza este tipo de corporativos. Con esta modernización del sistema tributario internacional se limitará la elusión.

Al participar en un panel de discusión sobre el Panorama Económico, divulgado en el segundo día del Foro OCDE 2019, el funcionario dijo que una vez aprobado por los países, se otorgará una solución multilateral en el marco del derecho internacional.

Es decir, las empresas multinacionales no podrán trasladar sus ganancias a paraísos fiscales y responderán de forma justa, en la jurisdicción donde obtienen sus ganancias.

Con este paso, estaremos entrando en la mayor revolución del sistema tributario internacional, tal como lo vaticinó el presidente de Rusia, Vladimir Putin, cuando le tocó liderar al G-20, en el año 2015, comentó.

Evitar arbitrariedad, piden empresarios

Ahí mismo, el Director de la oficina comercial de Telefónica, Ángel Vila, afirmó que no todos los grandes corporativos trasnacionales evaden su responsabilidad de pagar impuestos en los lugares donde obtienen su riqueza.

Y comentó que se requieren normas internacionales que limiten la doble tributación por la misma actividad. Es ahí, donde se necesita la cooperación internacional, para que no corramos el riesgo de caer en arbitrariedades, consignó.

Sugirió tomar en cuenta que la operación de una empresa digital transnacional, también incorpora gastos para adaptarse a las condiciones del mercado donde operan. Algunas economías están contrayéndose, o tienen baja flexibilidad en su mercado laboral, y esos costos también tendrían que tomarse en cuenta en la fiscalización, aseveró.

En la misma sesión, Jacques van den Broek, Director ejecutivo de Randstad Holding, comentó que una regulación excesiva para las empresas tecnológicas puede afectar la economía digital, inhibiendo la innovación y nuevos desarrollos.

BEPS en marcha

Este proyecto de ordenar la fiscalización de los corporativos tecnológico-digitales, comenzó en el año 2013, cuando los países que integran al Grupo de los 20 (G-20), evidenció la debilidad del marco tributario internacional y solicitó a la OCDE analizarlo y encontrar áreas de oportunidad.

En respuesta, la OCDE lanzó el plan de Erosión de Base Tributaria y Traslado de Beneficios (BEPS, por su sigla en inglés), que propone frenar los tipos más notorios de elusión internacional del impuesto de sociedades a través de un acuerdo multinacional sobre soluciones técnicas y mejoras en normas de ámbitos como precios de transferencia y abuso de tratados.

Con ello, se propone modificar las bases de la estructura tributaria internacional.

Ahora mismo, citó el Secretario Gurría, mientras conversamos aquí en el Foro, los bancos donde un ciudadano está abriendo una cuenta, están informando a las autoridades tributarias locales, y éstas comparten la misma información a sus pares en otros países. Se está haciendo un intercambio automático de información, esto en el marco del Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información a efectos Fiscales.

Y tanto el G-20 como la OCDE, y la Unión Europea (por los países no miembros), publican listas de jurisdicciones que no cooperan.

[email protected]