“Donde haya, se termina”, con estas palabras el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el gobierno federal dejará de subcontratar personal para realizar tareas del servicio público. Sin embargo, desconoció el número de personas que laboran bajo este esquema en su administración.

De acuerdo con una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), el gobierno federal ha asignado al menos 50 contratos con empresas de subcontratación entre 2019 y lo que va del 2020, estas operaciones superan los 5,000 millones de pesos y representan el trabajo de 28,800 personas. El mayor contrato de subcontratación del 2020 se concretó con la empresa MZT Corporativo Ejecutivo, la cual recibió una asignación de 310 millones de pesos para subcontratar un máximo de 21,107 agentes de aprendizaje del programa Prepa en Línea.

Seguridad Alimentaria Mexicana, donde se agrupa Liconsa y Diconsa, es la segunda dependencia con más personal tercerizado en el gobierno, con un contrato que abarca a 3,600 empleados. Mientras que la Secretaría de Cultura cedió a empresas de outsourcing la administración de la nómina de 1,600 de sus trabajadores, la mayoría de los programas Semilleros creativos y Misiones por la diversidad cultural, enfocados en atender comunidades rurales de todo el país.

Durante la conferencia matutina de este martes, López Obrador dijo desconocer cuántas personas hay subcontratadas en el gobierno; sin embargo, acotó que esta figura dejará de usarse en las dependencias para contratar directamente a quienes se encuentren bajo esta modalidad.

“Todo lo que pueda existir de subcontratación se termina en el gobierno”.

El titular del Ejecutivo defendió la reforma a la Ley Federal del Trabajo que envió a la Cámara de Diputados para desaparecer la figura de subcontratación laboral en el marco legal y sólo permitir la tercerización de servicios.

Desde la perspectiva de Carlos Ramírez Fuentes, director general de Desarrollo de Negocios de Integralia Consultores, el gobierno no tiene la capacidad de absorber todas las plazas que se encuentran subcontratadas.

“¿Cuáles son las funciones que se desempeñan con los empleos subcontratados?, ¿cuáles son las dependencias que más recurren a este esquema?, ¿por qué existe esta figura dentro del gobierno?, ¿por qué no se han hecho plazas definitivas? Son algunas preguntas que se deben hacer antes de cancelar la subcontratación en el gobierno”, opinó el especialista. “Si se cancelan de golpe 28,000 plazas en el gobierno, va a ser un hoyo enorme en muchos lugares que difícilmente podrán cubrirse con plazas definitivas”.

Ramírez explicó que una de las razones por las cuales el gobierno ha usado la subcontratación, es porque la SHCP no ha autorizado la creación de plazas definitivas para esas funciones.

“La creación de una plaza definitiva, para efectos presupuestales resulta todo un tema porque el gobierno, claramente no quiere crear más plazas definitivas porque no tiene dinero. La subcontratación fue una forma de darle salida a ese problema”.

gerardo.hernandez@eleconomista.mx