El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) está evaluando si otorgará o no los slots solicitados por Emirates para operar su nueva ruta comercial Dubai-Barcelona-Ciudad de México. “Se está acabando de definir bien cuál es el horario que va a ocupar. La próxima semana tendremos ya alguna respuesta”, dijo Santiago Argüero, portavoz del AICM a A21.

Emirates realizó una solicitud al AICM para aterrizar en Ciudad de México a las 4:15 de la tarde y despegar nuevamente a las 7:40 de la noche. Por su parte, Rodrigo Vásquez Colmenares, director de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), indicó que la aerolínea árabe está en el proceso de asignación de slots y que primero tiene que acudir con las autoridades aeroportuarias correspondientes para analizar la disponibilidad de horarios.

“Estamos en espera de que la próxima semana nos haga la solicitud formal de la operación que ha anunciado” indicó Vásquez Colmenares.

A inicios de la semana, Emirates anunció la operación de una frecuencia diaria entre Dubai y Ciudad de México, con escala intermedia en Barcelona a partir del próximo 9 de diciembre. El anuncio de estos horarios fue una sorpresa para toda la industria aérea, indicó Luis Felipe de Oliveira, presidente de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), por la saturación que ya presenta la terminal capitalina.

“Emirates consiguió un slot super prime. No es común conseguir esto en un aeropuerto supersaturado como el AICM. Es interesante, porque todas las aerolíneas que quieren venir a México sólo tienen horarios entre 12 y 6 de la mañana”, refirió De Oliveira.

La autorización para que Emirates entrara en el mercado mexicano se gestó desde el 2012, cuando se firmó el Convenio sobre Servicios Aéreos con el gobierno de los Emiratos Árabes.

En febrero del 2012 este convenio fue ratificado hasta el 2015, y en éste se estableció que las aerolíneas de ambos países podrían hacer uso de las quintas libertades del aire (es decir, hacer una escala en un tercer país, en este caso España), bajo previa autorización de las autoridades aeronáuticas.