Ante la incapacidad de Petróleos Mexicanos (Pemex) de producir Diésel de Ultra Bajo Azufre (DUBA) hasta el 2025, la disponibilidad de combustible limpio decreció en los últimos dos años, pues de estar presente en 75.2% de las estaciones de servicio del país en el 2019, a mayo del 2021 la cobertura bajó a 72.6% de los puntos de venta, lo que ha frenado nuevas inversiones en la industria automotriz, pues existe incertidumbre para introducir nueva tecnología y está latente el riesgo de aumentar las importaciones de vehículos usados contaminantes en México. 

Así lo denunció la cadena de suministro de la industria automotriz, quien realizó un estudio sobre el azufre contenido en el diésel que se provee en todo el territorio nacional durante este año, en la que participaron Cámaras y Asociaciones (ANPACT, AMDA, INA, AMIA, Canacar, Canacintra, AMTM, ANTP, Canapat) y determinaron que la disponibilidad de DUBA ha caído de manera constante desde 2018, cuando la cobertura del carburante era de 81% de las gasolineras, siendo que la NOM-016-CRE señala que desde enero 2019 debería haber DUBA en todo el territorio nacional.

Con un fuerte reclamo, el sector del autotransporte exigió a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) certidumbre jurídica y actualice la norma 044 para que puedan coexistir en paralelo el binomio tecnológico EPA 07-Euro 5 con el binomio EPA 10- Euro VI para atender eficiente y eficazmente todas las necesidades de la cadena de suministro de autotransporte (fabricantes de autopartes, vehículos, distribuidores de vehículos, transportistas de pasaje y carga así como usuarios de autotransporte general).

Con una muestra en 380 estaciones de combustible en el país, Guillermo Rosales, director de la AMDA, comentó que del periodo de 2016 a 2018 se detectó un avance en el porcentaje de estaciones con cumplimiento de la normatividad vigente, de 68% a 81%, lo que contrasta, pero desde entonces ha caído en 8.4 puntos porcentuales.

La falta de combustible limpio en México ya provocó que Volvo Trucks salga del país; mientras que en el sector de autotransporte de carga impide, al no tener cobertura de DUBA en todo el territorio nacional, contar con vehículos con nuevas tecnologías para atender las regiones con combustible más contaminante, dijo Enrique González, dirigente de la Canacar.

Miguel Elizalde, presidente de la ANPACT, afirmó que están en riesgo de perderse o retrasarse miles de millones de inversiones, si la Semarnat no atiende la demanda la industria de prorrogar los estándares de la tecnología de Epa 07-Euro 5 y convivir con la nueva tecnología, hasta el 2024, hasta en tanto no haya abasto de DUBA.

La industria se quejó de que la Semarnat no los ha atendido, aun cuando ya tuvieron reuniones con los titulares de la Secretaría de Economía y de Energía.

Para las cámaras y asociaciones de la industria, el carecer de un abasto generalizado de DUBA representa una barrera técnica y operativa insalvable, y una imposibilidad material para la aplicación de la NOM-044, ya que esta norma establece, a partir del 2022, solo se podrán producir e importar unidades vehiculares con tecnología Euro 6/EPA 10 o superiores que forzosamente requieren DUBA para funcionar.

El aplicar la NOM-044, sin considerar la existencia real de DUBA, impactará la renovación vehicular y, por ende, la reducción de emisiones, provocando un “efecto dominó” contrario al esperado en toda la cadena de valor del autotransporte, al aumentar la edad promedio del parque vehicular, comprometer la seguridad vial y afectar el bienestar de la población y el medio ambiente.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx