El Buen Fin es una oportunidad para todos los negocios en México, pero las estrategias comerciales y los retos a enfrentar son distintos para las tiendas que operan físicamente y en línea que para las que venden exclusivamente por internet.

Especialistas en comercio electrónico comentaron que algunos de los principales retos para las tiendas en línea son el nivel de acceso efectivo a internet de la población, el nivel de bancarización y algunos procesos digitales que complican las compras en línea, como estrategias y herramientas de verificación antifraude.

René Sánchez, de PayPal México; Juan José Arciniega, de Grupo Axo, y Jesús Díaz, de República Blanca, ofrecieron un panorama general de la situación del comercio electrónico en México durante el PrestaShop Day, un foro sobre economía digital organizado por la compañía PrestaShop. Estos expertos compartieron algunos consejos para dar vuelta a estos retos y específicamente desde las posibilidades de cada negocio de comercio electrónico.

La meta principal, además de incrementar el total de ventas durante El Buen Fin, la mayor campaña de consumo en México, es que la experiencia de los clientes nuevos que se atraen en este evento sea satisfactoria de modo que se sumen al mercado comercial electrónico.

Hay que ofrecer tiendas en línea con mejores interfaces, rápidas, que acepten varios métodos de pago y que no desesperen al cliente, dijeron los especialistas, como preámbulo para El Buen Fin 2019, que este año se realizará del 15 al 18 de noviembre.

Aquí detallamos los principales focos a atacar y las posibles soluciones:

1. El acceso efectivo a internet

Aunque la cobertura de población con acceso a internet incrementa de manera importante cada año hasta el 2018 todavía el 35% de la población queda fuera del mercado electrónico, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los especialistas comentaron que desde la iniciativa privada no hay margen amplio para cambiar dicha situación por lo que el foco debe ser toda la población que sí cuenta con acceso a internet y dispositivos electrónicos inteligentes. Ofrecer la manera más sencilla de compra para los clientes es fundamental para incrementar las ventas y conservar a los clientes.

Esto es, ofrecer una tienda en línea que sea compatible con todos los sistemas operativos, que no obligue a los usuarios a descargar una aplicación o cualquier descarga extra, que pueda visibilizarse igual y usarse de manera rápida tanto en móviles como en computadoras.

2. La inclusión financiera

En México la bancarización asciende a 68% de la población total, lo que implica que 32% de los habitantes no cuentan con ningún instrumento financiero y están excluidos de la comercialización digital de mercancías y servicios, según datos del Inegi.

 

Al igual que con el grado de cobertura de internet, el campo de las tiendas en línea para mejorar la situación es limitado, sin embargo, pueden hacer mejoras en sus procesos para incentivar a un mayor número de personas a confiar en el comercio electrónico.

Ofrecer más de un método de pago puede significar más clientes. Aceptar pago exclusivo con tarjetas de crédito reduce el porcentaje de compradores potenciales; aceptar tarjetas de débito, depósitos en tiendas o pagos con aplicación o billeteras electrónicas como PayPal o Mercado Pago extiende las probabilidades de compra de los usuarios.

3. El doble factor de autenticación

Otro de los grandes retos para el comercio electrónico, especialmente en temporadas de demanda alta como lo es en El Buen Fin, es conservar la seguridad tanto de sus tiendas como de los datos financieros de sus clientes.

Los delitos cibernéticos cada vez son más comunes entre la población mexicana, sólo del 2017 al 2018 las quejas por posibles fraudes en plataformas digitales aumentaron 74%, de acuerdo con cifras de la Condusef (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros).

En respuesta a esta problemática existe el proceso conocido como el doble factor de autentificación. Se trata de que además de los datos requeridos para hacer una compra en línea con tarjetas se hace una llamada o se envía un mensaje o correo a los usuarios para verificar son propietarios del método de pago.

Los expertos comentaron que, aunque es una buena medida de seguridad, también pone en desventaja a las tiendas en línea. Esto porque la mayoría de los usuarios buscan rapidez al comprar en internet y agregar un paso más al proceso de compra complica y retrasa dicho proceso. La alternativa sería protegerse de los ciberdelitos desde el desarrollo de las tiendas en línea con mejores filtros y prácticas de detección.

[email protected]