Aunque el mercado brasileño es importante para Mazda Motor de México, de modificarse el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) 55 con esa nación, la automotriz buscaría diversificar su producción en otras zonas del mundo.

La compañía en México tiene previsto iniciar la operación de su fábrica de autos en territorio nacional durante el año fiscal (de Japón) 2013 y cuya producción estaría dirigida a los mercados local e internacional, entre ellos Brasil.

En este momento, Mazda Motor de México está ocupada en la construcción de su planta de vehículos en Salamanca, Guanajuato, para la cual se anunció la inversión de 500 millones de dólares y mientras no inicie la producción, la armadora tiene tiempo para planear sus exportaciones.

En este sentido, el presidente de Mazda Motor de México, Leopoldo Orellana, dijo que dada la inversión anunciada por la compañía en territorio mexicano para la puesta en funcionamiento de una planta manufacturera para el Mazda2 y Mazda3, se tiene como enfoque el mercado doméstico de Centro y Sudamérica.

La postura de la empresa es la de continuar con el acuerdo, mientras este vigente, ya que dentro de dicho marco fue que se determinó realizar la inversión en el país, lo cual sin embargo podría tener algunos ajustes en la medida en que se desarrolle la relación.

En tanto, la postura que tomará la automotriz japonesa ya se analiza en aquel país oriental por las autoridades de la matriz, en tanto que México y Brasil resuelven el asunto.

Al respecto, fuentes consultadas de Mazda Motor de México señalaron que de acuerdo con las autoridades mexicanas, la nación brasileira entregaría su pliego de peticiones por lo que intenta demandar el ACE 55 con México, pero la industria no ha recibido ninguna noticia al respecto.

Y aunque considera que Brasil efectivamente es un mercado importante, toda vez que es la segunda economía más grande de la región latinoamericana, también en Mazda están preparados para tomar la decisión de dirigir la producción de sus vehículos a otros países.

Mazda Motor de México, que ha estado presente en el mercado mexicano en los últimos seis años, tiene una participación en las ventas nacionales en el último año de 3.6 por ciento, misma que espera se incremente sustancialmente una vez que inicie la producción de vehículos en el país.

RDS