Ayer inició la primera reunión monetaria del año del Comité Federal del Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por su sigla en inglés), y la última con Janet Yellen como presidenta del banco central.

Analistas de IHS, JPMorgan y Deutsche Bank descartan un alza en las tasas de interés en este encuentro de dos días. No obstante,  sí esperan tres incrementos a lo largo del año, en línea con las previsiones consignadas del mismo FOMC en los dot plots del mes pasado. Los dot plots, son los resultados de la encuesta interna que cada tres meses hace el Comité a los miembros, para identificar cómo ven el rumbo de la economía e inflación, y recoge sus impresiones sobre los próximos movimientos de la tasa.

De acuerdo con el economista en jefe de IHS, Nariman Behravesh, la banquera central de EU ha actuado con cautela para comenzar la normalización de la política monetaria y sostenerla. El reto para el nuevo presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, estará en continuar la tarea con precisión de relojero, comenta, pues deberá incorporar en la decisión los efectos colaterales en inflación que impondrá la ejecución del recorte de tasas impositivas para las empresas, y el reto de mantener la credibilidad del banco central.

Yellen se va de la Fed, y no está programada conferencia de prensa ni detalles de su salida de por medio.

EL LEGADO

Con la salida de Yellen, se cierra el ciclo de la única mujer que ha tenido la Fed como presidente en sus más de 100 años de vida. Se despide del cargo tras haber llevado la tasa de fondos federales de Estados Unidos a un rango de 1.25-1.50% en cinco movimientos, desde los cero puntos, en donde la mantuvieron durante siete años, como una medida sin precedentes para apuntalar la recuperación de la primera economía del mundo, tras la Gran Recesión.

También fue la responsable de identificar las condiciones financieras de su mercado, para impulsar la reducción de la hoja de balance del banco, lo que está sucediendo desde octubre, y con lo que está desmantelando el último instrumento que utilizó el banco central para facilitar la gestión de portafolios en problemas de los participantes del mercado, resultado de la crisis histórica del 2008.

Yellen pasará a la historia no sólo por haber sido la única mujer en dirigir al banco central más poderoso del mundo. También por ser la primera en el cargo, al menos en los últimos 50 años, que no repite su responsabilidad en consistencia con el cambio del ciclo político.

Es decir, desde 1951, transcurrieron las administraciones de nueve presidentes al frente de la primera economía del mundo; unas veces republicanos, otras tantas demócratas, y en el recorrido de ese medio siglo, los presidentes de la Fed pasaban por el banco central y trabajaban, sin distinción y de manera autónoma.

Así está el caso de Alan Greenspan, el banquero central que más años estuvo al frente de la Fed, 25, y que fue nominado y ratificado por presidentes de origen republicano, como George Bush, padre e hijo; y el demócrata Bill Clinton.

BANQUERAS CENTRALES DEL MUNDO

Con su salida de la Fed, el limitado grupo de mujeres banqueras centrales en funciones en el mundo se reduce, en un universo de 177 instituciones monetarias registradas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A partir del 2 de febrero, el último día oficial de trabajo de la presidenta Yellen, sólo quedarán dos bancos centrales, entre 177 instituciones monetarias registradas por el FMI, con una mujer al frente: el Banco de Israel, que cuenta con Karnit Flug, como gobernadora; y el Banco Central de Rusia, encabezado por Elvira Nabiullina.

[email protected]