El Covid-19 empujará entre 88 y 115 millones de personas más a la pobreza extrema este año, y el total aumentará a 150 millones para el 2021, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

Sin embargo, la pandemia no pegó a todos los bolsillos por igual.

El sector de los artículos de lujo dejará atrás la crisis del coronavirus este año, impulsado por el gasto interno en Estados Unidos y China, sobre todo en zapatos, productos de cuero y joyería, dijo el jueves la consultora Bain.

La firma estima que las ventas globales de artículos de lujo personales alcanzarán 283,000 millones de euros (327,000 millones de dólares aproximadamente) este año, recuperándose de la crisis con un avance de 4% en comparación con el 2019, antes de la pandemia.

El negocio en Estados Unidos, que este año superó a Europa como el mercado más grande, se vio impulsado por las tempranas campañas de vacunación y un rápido repunte en el consumo local.

La demanda en China, el motor de crecimiento de la industria del lujo, se mantuvo fuerte hasta octubre pese a los confinamientos en algunas áreas, ya que los ciudadanos compraron en el mercado local al no poder viajar al extranjero.

En Europa es posible que la recuperación del sector tarde hasta el 2024 pese al repunte de la actividad turística, añadió Bain, cuyas previsiones son seguidas de cerca por la industria del lujo.

Los principales actores de la industria, como LVMH (Louis Vuitton), Hermès y Kering ya se han recuperado con fuerza de la crisis sanitaria, superando por mucho los niveles de negocio del 2019 a medida que se alivian los cierres y se reanuda la socialización.

Una cuarta parte de las ventas mundiales de este año fueron a nuevos consumidores, según estimaciones de Bain.

“Las marcas están atrayendo una nueva base de clientes con un fuerte marketing y campañas en Internet, mientras que los clientes existentes compran más”, dijo Federica Levato, socia de Bain y coautora del estudio.

En enero, un estudio de la misma firma dijo que la pandemia empujó a las empresas de lujo a aumentar su presencia en Internet. Según la consultoría, las ventas online ascendieron a alrededor de 56,000 millones de dólares, frente a 38,000 millones de dólares del año previo.

La proporción de compras realizadas en línea casi se duplicó con 12% en el 2019 frente a 23% en el 2020.