El gobierno de Andrés Manuel López Obrador necesita implementar medidas fiscales para enfrentar la pandemia del coronavirus y así aminorar el impacto que esto tendrá en la economía mexicana, indicaron expertos consultados por el Economista.

Las medidas fiscales son algo que diversos países han implementado para hacer frente a los efectos de la pandemia, incluso, organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Fondo Monetario Internacional han reconocido la importancia de éstas para combatir el impacto negativo del Covid-19 en la economía global, la cual puede traducirse en una recesión más profunda que en el 2009.

Los expertos consideran necesarias las medidas como una prórroga para la presentación de la declaración anual de impuestos, agilizar devoluciones, diferir los pagos de contribuciones, entre otras, para mantener los empleos y el flujo de dinero entre los contribuyentes.

Apenas ayer el Consejo Coordinador Empresarial y pidió al presidente López Obrador que permita diferir el pago de impuestos 12 meses y plantea pedir al gobierno disminuir todos los pagos provisionales. Los contadores también pidieron prórroga.

Qué plantean cinco fiscalistas

  • ¿Qué puede y qué no puede hacer el SAT en esta coyuntura?
  • ¿Qué medidas fiscales es razonable aplicar?
  • ¿En qué sectores se deberían enfocar las medidas fiscales?
  • ¿Qué hacer para apoyar a la economía informal?

Ariana Martínez Molina, integrante de la comisión fiscal 2 del colegio de contadores públicos de México

R El SAT, a través de acuerdos con los sectores, tiene la facultad de emitir estímulos fiscales, otorgar facilidades, exenciones, diferimientos y parcialidades, dependiendo de cómo se vaya a definir la ayuda hacia el contribuyente. El tema es que si no hay nada oficial, emitido por el SAT o la SHCP, no tenemos la seguridad jurídica de que esto vaya a pasar.

R Este tema de estímulos fiscales no sólo es una petición de los contribuyentes, sino que incluso son recomendaciones de la OCDE, de gremios y sectores que han requerido estas medidas. Hasta el momento no hemos tenido una publicación por parte del SAT en esa tesitura. Al contrario, el viernes pasado el SAT hizo mención de que el cumplimiento de las obligaciones, como declaración anual, va a ayudar en la adquisición de materiales que puedan ayudar a contrarrestar la pandemia.

Sin embargo, lo que hemos considerado es que sí se deberían aplicar ciertos estímulos fiscales porque, todo al final, es un círculo. Si el contribuyente ahorita por el tema de recesión económica no está obteniendo ingresos, ¿cómo es que va a poder hacer frente al pago del impuesto anual? Además, recordemos que en 18 días tenemos que presentar nuestro pago provisional del ISR y los pagos definitivos del IVA. Estos temas deben empezar a considerarse, sobre todo debido a los desembolsos que vienen de estos pagos que nosotros tenemos que anticipar.

Es uno de los temas muy relevantes tienen que ver en materia de seguridad social. Ahí lo que se podría hacer es exentar o llevar a cabo un diferimiento del pago de estas contribuciones en seguridad social para los patrones.

También podrían haber brindado una prórroga para la declaración anual a personas morales y físicas. En los pagos provisionales y definitivos, también se podría brindar tiempo adicional. En materia de devoluciones, que se aceleren.

R Varios sectores probablemente se encuentren tributando en un régimen general y, con base en esto, podríamos aplicar los mismos estímulos ya mencionados. Por ejemplo, en restaurantes a cargo de una persona física con actividad empresarial, su esquema de tributación no es tan distinto al de una empresa, así que los estímulos fiscales pueden ser generales. También aplica para el sector hotelero, aviación o pymes. A ellos se les podría otorgar diferimiento a los impuestos que se les hayan determinado.

En el caso del sector salud, tal vez ahí sí se deberían de entregar estímulos distintos, probablemente que la comprobación fiscal sea más sencilla para ellos, entre otros.

R El tema con la economía informal es que no hay forma de fiscalizar a estos contribuyentes. Tal vez la manera sea a través de las facilidades que están otorgando las instituciones financieras, ya que algunas personas en la informalidad llegan a tener tarjetas bancarias. No obstante, habrá que ver cuáles son los términos y condiciones.

Juvenal Lobato, profesor de derecho fiscal de la UNAM

R Lo que puede es establecer un paquete de estímulos fiscales, o un paquete de medidas en general para hacer frente a la crisis. Puede instrumentarlo, está en sus facultades, no tienen ningún impedimento para hacerlo. Tiene el fundamento para establecer ciertas medidas que en esta situación puedan ayudar a los contribuyentes, pero dependerá, sin duda, de la disposición que se tenga para eso.

R Lo resumiría en tres. Una tiene que ver con la extensión de plazos para presentar declaraciones, tanto las anuales de personas físicas como de personas morales. Recordemos que ayer (31 de marzo) venció la de personas morales, entonces hemos insistido mucho al SAT para la prórroga. Ojo, es una extensión, no una exención, simplemente es extender los plazos porque el problema que tenemos ahorita es un tema de liquidez; si no hay actividad, si no hay gente que mueva la economía porque no está haciendo sus actividades normales, los contribuyentes tienen un problema de liquidez.

La segunda medida es el tema de la devolución de impuestos, se deben acelerar. De esta manera también se generaría liquidez frente a la desaceleración económica.

Una tercera, que no competería mucho al SAT, sino a las autoridades locales, es que se extendieran los plazos para pagar el Impuesto sobre Nómina, e incluso se exentara durante los meses que estemos en contingencia, si no los patrones deberán pagar un impuesto que se genera por el trabajo que no se está realizando por las medidas de la Jornada Nacional de Sana Distancia. Además, debe ir acompañado de suspender las contribuciones de seguridad social.

El gobierno sí tiene margen para dar los estímulos. Incluso, si bien se eliminaron las condonaciones de impuestos, el Artículo 28 de la Constitución las permite en situaciones extraordinarias, como es el caso de una pandemia.

R Hay tres sectores que se han identificado que van a tener mucha afectación: los restaurantes, el sector del entretenimiento y el turismo. Sí creo que los estímulos fiscales deben estar enfocados a estos sectores. No es un tema de que se busque que las grandes empresas no paguen impuestos, al final del día ellas son las que mejor pueden sortear esta crisis por la capacidad económica que tienen, más bien las pymes son las que deben tener este beneficio porque, de lo contrario, sí va a haber un problema.

R Fiscalmente hablando, no hay manera de llegar a ellos. Se necesita una medida distinta a la fiscal para poder dar apoyo a estos comerciantes, donde el gobierno decida dar alguna cantidad de dinero directamente a estas personas.

Adrián García, investigador del CIEP

R Más allá del SAT, en el CIEP pensamos que para poder otorgar estímulos fiscales el gobierno federal tendrá que endeudarse. Las propuestas que nosotros manejamos equivalen a endeudarse  1% del PIB, lo cual no es tan problemático si consideramos la emergencia que se debe atender.

R Hace un par de días sacamos un documento con algunas acciones que se podían emprender, así como su costo presupuestario. Se debe considerar que existe un espacio fiscal muy reducido en México para aplicar los estímulos fiscales y medidas; sin embargo, éstos son necesarios.

Dentro de las acciones que puede implementar el gobierno para aminorar el impacto está cancelar el pago de cuotas tanto del IMSS como del Infonavit y que sea el gobierno quien tenga que aportar para que los trabajadores o patrones no sufran en la contingencia sanitaria. Si lo hacen por tres meses, el costo presupuestal sería de 168,000 millones de pesos.

También, hay acciones a nivel de los estados que podrían hacerse. Los estados pueden prestarse a reducir el Impuesto sobre Nómina, el Impuesto sobre Hospedaje para fortalecer los hoteles, que son parte de los sectores más afectados, así como suspender el refrendo de los automóviles.

El incentivo que también es urgente es el apoyo a los adultos mayores de 18 al menos por tres meses.

Por otra parte, para liberar recursos se podrían suspender, temporalmente, los proyectos como Tren Maya, el corredor del Istmo, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería Dos Bocas. Esto podría liberar recursos por al menos 43,000 millones de pesos y podrían ser usados para infraestructura básica para reactivar la economía. Que ayude a reactivar industrias como la construcción y ser fuente de trabajo.

R Se deberían enfocar, en parte, a los sectores más afectados como hoteles, restaurantes, pymes, aerolíneas, pero enfocar los estímulos sólo a ellos dejaría de lado a otro sector que se va a ver más afectado, que es la economía informal.

Es una de las complicaciones, también, en las transferencias directas, porque la economía informal no está bancarizada y se complica más el poder repartir este dinero.

R Se deben generar acuerdos con instituciones bancarias para facilitar la entrega de créditos o apoyos a este sector.

Karla Ortíz Macías, coordinadora del comité de derecho fiscal de la ANADE

R Es muy importante el tema de los estímulos fiscales, pero también es fundamental el hecho de que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) necesita suspender el ejercicio de facultades de comprobación porque al ejercerlas en este momento sobre los contribuyentes, a los cuales se les ha dicho que se queden en casa, se podría poner en riesgo a éstos y a los trabajadores del fisco al tener que hacer que estos actores se muevan de sus hogares.

Es contradictorio porque por una parte el SAT está diciendo que las actividades que realiza son indispensables para recaudar y atender la contingencia sanitaria, pero, por otro lado, te están diciendo quédate en tu casa, aunque el SAT sigue ejerciendo facultades de comprobación y sigue realizando requerimientos a los contribuyentes, lo cual implica que sea muy complicado dar cumplimiento por parte de éstos. Estas acciones obligan a los contribuyentes a salir de sus casas para irse a las empresas y preparar la documentación para presentarla ante el fisco.

R Además de suspender facultades de comprobación, es otorgar la prórroga para la declaración anual tanto de personas físicas como morales.

Asimismo, el SAT debe permitir el diferimiento de todo los pagos que se realicen de previsión social, ello con el fin de fomentar el empleo, el cual se verá afectado por la pandemia. Además de permitir la deducción de los ingresos exentos de los trabajadores.

Otro tema es agilizar las devoluciones, ya que están paradas, lo cual también es contradictorio. Sabemos que el SAT necesita dinero inmediato, pero también las empresas lo necesitan para tener un poco de flujo. Regresar, temporalmente, la compensación universal, es otra opción lo cual también permitiría generar flujo de dinero para, por ejemplo, pagar los sueldos de los trabajadores.

R Pueden dar estímulos especiales a sectores más vulnerables, como turismo, aviación, restaurantes y pymes, pero también tienen que ver por los grandes contribuyentes, los cuales también se verán afectados. Tanto pequeños como grandes contribuyentes corren con el riesgo de quebrar. Se deben dar estímulos para reactivar su economía.

Es cuidar tanto a pequeños, medianos como grandes contribuyentes y que ningún sector se vea desprotegido.

R Se podría buscar algún tipo de estímulo, de financiamiento con tasas de interés nulas para reactivarlos, incluso, podría ser una manera para volverlos formales. Por ejemplo, podrían dar algún crédito bajo la condición de que se inscriban al padrón de contribuyentes.

Manuel Toledo, socio de proactive tax & legal

R El gobierno necesita hacer un análisis de qué impuestos se pueden prorrogar y cuáles pueden seguir pagando. Se debe hacer un análisis profundo y urgente. Se necesita una prórroga para la declaración anual.

R En otros gobiernos hemos visto que buscan impulsar la actividad económica en su país a través de estímulos fiscales, que permitan conservar empleos y permitirle a los contribuyentes el flujo de efectivo.

Desgraciadamente, en México aunque se han solicitado los estímulos o prórrogas en la presentación de declaraciones, ya que muchas personas trabajan desde casa y mucha información está en las empresas y oficinas, esto no se ha visto. Le ayudaría mucho a los empresarios a la continuidad, al flujo de efectivo, a que la actividad económica no se vea tan afectada. Esta prórroga debería ser al menos de tres o cuatro meses.

Ya llevamos 15 días , vamos por un mes y tal vez más en casa. Se necesita que se otorgue una prórroga para pagar impuestos en los meses de marzo, abril, mayo y junio. Así se podría subsanar la falta de flujo de efectivo en las empresas y pagar la nómina a los trabajadores.

R Hay algunos sectores que necesitan, entre comillas, más el apoyo que otros. Sin embargo, para no dar un trato de desigualdad es mejor que se haga un pronunciamiento para aplicación general, porque las más afectadas pueden ser las pymes y la economía informal y, de darse un estímulo sólo a ellas, es probable que grandes empresas se quejen porque todos vamos a pasar crisis, sólo que es más pronunciada en esos segmentos.

Incluso se podría generar una rebaja del Impuesto sobre la Renta a empresas, cuya tasa está en 30% actualmente. Rebajar la tasa puede ayudarlos a aliviar su economía, o fomentar mayores deducciones que permitan que no se generen tantos despidos.

R Lo que puede hacer el gobierno es apoyar a la economía informal, con cierta cantidad de dinero para que también el impacto no sea tan grande y puedan seguir con sus actividades.

[email protected]