Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, se mostró confiado en que su país será capaz de volver pronto a los mercados y pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) que decida lo más pronto posible si participará o no en el tercer rescate para que desaparezca la incertidumbre , algo que es muy importante para Grecia .

Con respecto al último estira y afloja con la Comisión Europea (CE) sobre la fiabilidad de las estadísticas de la oficina nacional, cuyo director Andreas Yeorgíu está siendo procesado por supuesta manipulación de datos, el primer ministro no quiso pronunciarse y dijo que el caso está en manos de la justicia .

La CE apoyó esta semana la exactitud de las estadísticas de Elstat entre el 2010 y el 2015 y pidió al gobierno griego que se pronunciara en ese mismo sentido, algo que éste rechazó.

El primer ministro heleno pidió por otro lado que se rompa la doctrina Schäuble de una Europa (de economía) a dos velocidades que, en su opinión, tendrá resultados muy desagradables y que hace caminar a la Unión Europea (UE) hacia la descomposición .

En ese sentido, la cumbre de los países del sur de la UE que se celebrará en Atenas el 9 de septiembre no tendrá como objetivo, afirmó Tsipras, construir un bloque propio , sino que se centrará en hablar de la necesidad de la cohesión social y de iniciativas de transferencia de fondos de emergencia a la región para volver al crecimiento y combatir el desempleo .

Tsipras incidió en que el sur de Europa debe buscar modos más activos de participación en política europea ya que, a su parecer, éste no quiere ser la periferia pobre de la UE , sino un nuevo centro con agenda y propuestas para el desarrollo .

A su vez, Alexis Tsipras criticó al principal partido de la oposición griega, el conservador Nueva Democracia, y su insistente llamada a las elecciones anticipadas y reiteró que su intención es que los próximos comicios se celebren en el 2019 (cuando termina el mandato de cuatro años del parlamento).

Por último, el primer ministro deseó una pronta normalización de la situación política en Turquía e indicó que no tiene previsto un plan B , en caso de que fallen los controles de acceso de refugiados previstos en el acuerdo UE-Turquía.