La junta de Gobierno del Banxico determinó una reducción de 25 puntos base, la segunda en lo que va del año, en la tasa de interés, para ubicarla en 7.75 por ciento. Aun con la reducción, la tasa de interés en México es de las más elevadas entre países emergentes.