La cifra de pedidos de beneficios estatales por desempleo en Estados Unidos volvió a subir la semana pasada por encima de la marca de un millón, lo que significa un revés para un alicaído mercado laboral afectado por la pandemia de coronavirus.

Los pedidos iniciales de ayuda por desocupación totalizaron una cifra desestacionalizada de 1.106 millones en la semana al 15 de agosto, desde los 971,000 de la semana previa, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. Economistas consultados por Reuters esperaban 925,000.

El nivel de la semana pasada había marcado la primera vez desde marzo que los nuevos pedidos de ayuda por desempleo se ubicaban bajo el nivel del millón.