Las medidas de simplificación fiscal dispuestas por el gobierno federal permiten avanzar en materia de competitividad y reducen costos, aunque ahora habrá que avanzar hacia una reforma hacendaria.

Para el investigador en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Carlos Canfield, son un 'primer paso' que disminuye redundancias altamente costosas para los contribuyentes, por lo que ahora sería conveniente seguir hacia una reforma hacendaria.

'Todas estas medidas intervienen en el costo de tributar, y consecuentemente van relacionadas con ese indicador del Banco Mundial que tanto estamos buscando', sostuvo en entrevista con Notimex.

Explicó que si bien todavía hacen falta muchos elementos para tener un país tributariamente más competitivo -como el tener dos impuestos simultáneos, con el IETU y el ISR-, hay avances como el dejar de presentar una serie de dictámenes o duplicar información.

Canfield añadió que la tarea pendiente es ampliar la base de contribuyentes, 'en lo fiscal hay mucho por hacer', son aspectos que tendrán que pasar necesariamente por una reforma hacendaria, en donde habrían de contribuir tanto los poderes Ejecutivo como Legislativo.

Concretar reforma fiscal: IMEF

Por separado, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) coincidió en que ahora debe concretarse una reforma fiscal integral que incluya eliminar el doble esquema ISR-IETU.

El presidente Nacional del IMEF, Gustavo Rodarte de la Serna, reconoció que las nuevas medidas fiscales facilitarán trámites, y por tanto reducirán costos y mejorarán la tarea administrativa en el pago impositivo.

APR