El Banco de México (Banxico)colocó la totalidad de las coberturas cambiarias al vencimiento de 88 días, en forwards no entregables por 200 millones de dólares y registró una demanda que superó seis veces la oferta. Ésta es la segunda renovación del forward con dicho vencimiento, pero la demanda superó a la primera, donde el mercado duplicó la oferta.

Información del Banco de México muestra que los instrumentos no entregables fueron asignados a cuatro postores, de 26 que participaron, y se colocaron a un tipo de cambio ponderado de 18.051 pesos por dólar.

En el detalle de la información se observa que tres de los 26 postores solicitaron la totalidad de los forwards subastados.

La subasta tuvo por objetivo la renovación al vencimiento de la misma cantidad de forwards a 88 días, ofrecidos el 15 de julio pasado, que expiraban el 14 de septiembre.

La próxima renovación, la tercera de este instrumento, se realizará el 11 de diciembre.

Los forwards no entregables a 88 días, cuya segunda renovación al vencimiento se completó fueron subastados originalmente el 6 de marzo.

En ese momento, la demanda total por el instrumento fue de 469 millones de dólares en coberturas, lo que significa que se duplicó la oferta. Es decir, la demanda registrada fue mucho mayor, tal como lo anticiparon analistas de Monex.

Esta tendencia de alta demanda por los instrumentos subastados ayuda a reducir la especulación sobre la moneda, tal como lo explicaron los analistas de la firma financiera privada en un comentario a sus clientes.

Ellos mismos, Monex, citaron al menos tres eventos críticos que podrían generar volatilidad: la junta de la política monetaria de la Reserva Federal, las tensiones geopolíticas y los efectos económicos de los huracanes en Estados Unidos y México.

Con esta operación, se cierran las subastas pendientes de forwards cambiarios en el mes.

Tropicalizados, en México

Las coberturas cambiarias liquidables en moneda nacional son instrumentos que probaron su eficacia en los últimos dos años en Brasil, medida como la herramienta a su alcance para limitar la volatilidad del mercado tal como lo describe en un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este instrumento de Brasil es el antecedente cercano del que utiliza Banco de México desde el 6 de marzo, como un mecanismo adicional al acervo de herramientas que tiene para intervenir en el mercado cambiario cuando la volatilidad se exacerba.

En el citado documento del FMI, titulado: La relativa eficacia de las intervenciones en el mercado spot y de derivados: el caso de Brasil , los expertos del Fondo Monetario explican que la medida ha impactado también la presión en el mercado spot de aquel país.

En el documento de trabajo, detallaron que con este forward dirigido por el banco central, se facilita un ajuste mucho más ordenado del mercado cambiario que el arrojado por intervenciones directas donde se comprometen las reservas .

A diferencia del forward de Brasil, el de México tiene un límite de 20,000 millones de dólares, pero hasta el momento sólo se han ofrecido 1,000 millones. Cuenta con una innovación adicional: en el caso mexicano, se están renovando los forwards al vencimiento, lo que ha propiciado que, desde su entrada en operaciones, sólo se haya utilizado en una ocasión, pero se ha renovado.

Aun así, como lo consignan analistas de Monex, cada renovación ha favorecido a liberar la presión sobre el tipo de cambio.