George Osborne, ministro británico de Finanzas, advirtió a Escocia que no podrá mantener la libra esterlina si vota a favor de la independencia en el referéndum del 18 de septiembre.

La libra no es un activo que se pueda dividir entre dos países tras una ruptura, como si fuera una colección de discos , dijo Osborne en un discurso en la capital escocesa. Si Escocia deja el Reino Unido, deja la libra esterlina , agregó.

Osborne manifestó que no hay razones legales por las que Gran Bretaña debiera compartir su moneda con Escocia, y que la emisión de deuda escocesa sufriría tasas de interés punitivamente más elevadas en caso de secesión.