Después del declive que originó la pandemia de Covid-19, la economía mexicana se encuentra en un proceso de recuperación económica y entre las políticas que podrían coadyuvar a enfrentar la situación de una mejor manera se encuentra la fiscal.

Sin embargo, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) del Paquete Económico 2022 que fue presentado al Congreso, la propuesta de Miscelánea Fiscal no atiende las necesidades de largo plazo, consideran los especialistas.

En el marco de la primera sesión de “Diálogos Citibanamex”, Adrián de la Garza, economista en jefe y director de Estudios Económicos de Citibanamex, señaló que el Gobierno federal debe realizar una reforma fiscal más profunda para afrontar los gastos que enfrenta en salud, pensiones y otros rubros. 

Enfatizó que la propuesta fiscal si bien el corto plazo parece favorable, no hay cambios estructurales.

"La solución debe estar en una reforma fiscal de fondo. La respuesta a estas necesidades de gasto va por ahí, tenemos que implementar la formalización de la economía, tenemos que hacer una reforma fiscal más profunda que permita que haya un cambio estructural en la recaudación que por lo menos nos ponga a la par de otras economías (emergentes)", enfatizó.

“Seguimos sin ver cambios estructurales, cambios de fondo en el sistema de recaudación con esta reforma fiscal que no fue y una Miscelánea Fiscal con cambios muy escuetos que, a una perspectiva a largo plazo, no atienden las necesidades que tiene este país”.

Asimismo, advirtió que el 2022 sería el último año en donde el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendría la oportunidad de presentar una reforma integral que inyecte al erario mayores recursos.

“En 2022 sería la última oportunidad para ver un cambio de materia fiscal relativamente agresivo o por lo menos más agresivo de lo que hemos visto".

alba.servin@eleconomista.mx

kg