Luxemburgo.- Los ministros de Finanzas de la zona euro dieron el lunes dos semanas a Grecia para aprobar más recortes al gasto y alzas de impuestos a cambio de otros 12,000 millones de euros en préstamos de emergencia, elevando la presión para que Atenas ponga sus finanzas en orden.

Tras dos días de negociaciones, los ministros enviaron un ultimátum a Atenas, afirmando que el Gobierno, el Parlamento y toda la sociedad griega tienen hasta el 3 de julio para aprobar un nuevo paquete de austeridad que incluya privatizaciones, con el fin de recibir el siguiente tramo de ayuda del FMI y la UE.

Grecia corre el riesgo de caer en cesación de pagos si el próximo tramo, el quinto previsto de los 110,000 millones de euros (155.000 millones de dólares) acordados con Atenas en mayo del 2010, no es liberado a tiempo.

La aprobación del Parlamento griego es absolutamente esencial y tendrá que llegar de manera oportuna para que nosotros podamos tomar una decisión el 3 de julio", dijo Jean-Claude Juncker, quien encabeza el Eurogrupo de 17 ministros de Finanzas de la zona euro.

"Está claro que la deuda (de Grecia) es sostenible, pero la deuda solo sigue siendo sostenible si Grecia cumple con todos los compromisos que acordó con la troika", dijo a la prensa, en referencia a la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo.

El flamante ministro de Finanzas de Grecia, Evangelos Venizelos, emitió un comunicado poco antes de Juncker diciendo que se esforzará por asegurar que el ya revisado programa de austeridad sea aprobado, posiblemente el 28 de junio.

"El objetivo primordial es desarrollar una relación clara de confianza, para estabilizar la situación, para tener un desembolso de la quinta cuota. El tiempo político se ha acotado un montón. Cada día es de extrema importancia y por ello no podemos perder ni una hora más", agregó.

Como una manera de apuntalar su capacidad para abordar los nuevos problemas financieros de la zona euro, los ministros también sellaron un acuerdo para incrementar la capacidad efectiva de crédito del fondo de rescate actual, el Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (EFSF), a 440.000 millones de euros al incrementar las garantías.

Y dijeron que el Mecanismo de Estabilidad Europea (ESM), el fondo permanente anti-crisis que reemplazará al EFSF a contar de junio del 2013, no tendría un estatus de acreedor preferente cuando se trate de préstamos a Grecia, Irlanda y Portugal, una reforma que alivia las preocupaciones de los acreedores privados sobre su estructura.

ATENAS EN VISTA

En Atenas, manifestantes contrarios a las medidas de austeridad se concentraron en la plaza central frente al Parlamento, pero no hubo enfrentamientos con la policía.

Trabajadores del sector eléctrico comenzaron una huelga, y se preveían apagones en algunas zonas del país a lo largo del día.

En el Parlamento, los legisladores debatían los impopulares planes de austeridad que apuntan a generar 6,500 millones de euros adicionales en consolidación presupuestaria este año, y 28.000 millones hasta el 2015, así como 50.000 millones de euros de la venta de activos estatales.

El domingo, el primer ministro George Papandreou pidió a los griegos que apoyaran las medidas y evitaran una "catastrófica" cesación de pagos, apelando a la nación a aceptar las impopulares subidas de impuestos, recortes de gastos y planes de privatización.

Mientras algunos expertos financieros en Grecia esperan que las protestas se extingan y finalmente se apruebe el paquete, un diario heleno dijo el lunes que la UE había amenazado a Grecia.

Culpando a la "estupidez de los europeos", el diario Eleftherotypia escribió en una editorial: "hoy se está en riesgo de convertirse en la pequeña prostituta de Europa. Si los 17 miembros del euro no entienden que para salvar sus economías deben convertirse en una federación, el euro colapsará y con él la mitad de sus economías".

MAS INSPECCIONES

Líderes financieros del Grupo de las Siete naciones industrializadas (G-7) sostuvieron una conferencia telefónica de emergencia en la noche del domingo, preocupados por el potencial impacto sobre los mercados financieros globales de una eventual moratoria griega. El ministro de Finanzas canadiense dijo que tuvieron nuevas conversaciones el lunes.

Inspectores de la UE y del FMI realizarán una nueva visita a Atenas esta semana -tras completar una inspección hace pocos días- para reunirse con el nuevo ministro de Finanzas y examinar las reformas que el país quiere hacer al plan, dijo el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn.

Con el fin de imponerle un plazo a Atenas, Juncker dijo que ya habían agendado una reunión extraordinaria del Eurogrupo para el 3 de julio, cuando el desembolso de 12,000 millones de euros será aprobado si Grecia cumple su parte del acuerdo.

El euro se debilitaba ligeramente contra el dólar el lunes y el costo de asegurar la deuda griega e italiana contra la cesación de pagos subió, reflejando las preocupaciones sobre un potencial contagio a otros países de la periferia de la zona euro.

APR