Si bien la autoridad monetaria estará atenta a que los cambios de precios relativos derivados de las modificaciones fiscales no causen efectos de segundo orden sobre la inflación, la realidad muestra un comportamiento distinto.

Por lo general, al inicio de cada año los productores de bienes y servicios en el país revisan su estructura de costos, con el fin de mantener sus niveles de rentabilidad y competitividad en el mercado; sin embargo, ante la existencia de eventos extraordinarios que alteran la evolución de precios, las medidas que éstos tienden a tomar son también extraordinarias.

Para el cierre del 2013, la inflación terminó en 3.97%, que es el rango superior de la estimación del Banco de México, y los ajustes por la reforma fiscal amenazan con desencadenar una cascada de precios que llegarían al consumidor final con un importante impacto, aunque la coyuntura de debilidad económica actúa como un inhibidor del repunte de precios.

Un ejemplo de cómo se acumulan los aumentos en la cadena de precios es el del transporte público foráneo, en el que se conjugaron el aumento de 11% en promedio en el precio de los combustibles, la aplicación de 16% de IVA a las tarifas y la actualización anual de sus costos de operación e insumos de los transportistas.Esto se ha traducido en aumentos mucho más significativo en el costo del boleto que el esperado por la reforma fiscal.

Para los alimentos de alto contenido calórico la ponderación en el Índice Nacional de Precios al Consumidor es poco significativa. Por su parte, los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno tienen una ponderación 14.78421 puntos (la base es de 100), en la que los energéticos representan 9.50652 puntos y las tarifas autorizadas por el gobierno, 5.27769 puntos.

Esto presenta cierto conflicto, ya que mientras Hacienda promueve el aumento de precios, Banxico, busca que éstos tengan el menor impacto posible. A ello hay que sumar los ajustes en las tarifas del transporte público. Los usuarios del Sistema de Transporte Colectivo en el Distrito Federal y en otros estados del país se manifestaron en contra del ajuste a las tarifas del Metro, cuya ponderación también es muy importante en la canasta básica.

Infografia