El administrador central de fiscalización estratégica del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Carlos Enrique Borja, informó que los 163 contribuyentes que aparecieron en la primera lista de las empresas que emitieron facturas sin tener operaciones que amparen estos comprobantes, tendrán más tiempo para aclarar su situación.

Esto debido a que se dejó sin efectos la resolución que emitió el SAT el pasado 10 de enero cuando se dieron a conocer los nombres de las empresas simuladoras.

Esta situación de da porque se les tiene que notificar por correo certificado, personalmente o por el buzón tributario su situación y sólo a partir de ahí tendrán 15 días para defenderse -fecha que encía la semana próxima-, tal y como se establece en el Código Fiscal de la Federación.

Hay que recordar que la opción del uso del buzón tributario será obligatoria a partir de junio de este año para las empresas y hasta el 2015 para los contribuyentes personas físicas.

En un acuerdo que se publicó ayer en el Diario Oficial de la Federación se explica que la resolución individual en la cual se dan a conocer a cada contribuyente los motivos por los cuales el fisco determinó ubicarlos en esta lista se notificará de acuerdo con el artículo 134 del Código Fiscal, el cual establece que el aviso por parte de la autoridad debe darse personalmente, por correo certificado y por mensaje de datos con acuse de recibo en el buzón tributario, cuando se trate de citatorios, requerimientos, solicitudes de informes o documentos y de actos administrativos que puedan ser recurridos.

Según datos oficiales derivados del análisis de las Declaraciones Informativas de Operaciones con Terceros de los ejercicios 2008 al 2012, se han identificado al menos 316 facturadores que realizaron operaciones por 105,369 millones de pesos con más de 12,000 contribuyentes que utilizan indebidamente estas facturas que amparan operaciones simuladas por el concepto de IVA.

Las sanciones por este delito van de tres meses a seis años de prisión al que expida, adquiera o enajene comprobantes fiscales que amparen operaciones, inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados.