El Servicio de Administración Tributaria (SAT) inició el reordenamiento del área de importación del cruce de carga de Otay de la Aduana de Tijuana, Baja California, con una inversión de 600 millones de pesos.

En un comunicado, el órgano recaudador informó que dicha inversión contempla una ampliación de 6.1 hectáreas más para la aduana, de las 8.3 con las que cuenta actualmente, lo que permitirá incrementar la capacidad de operación para agilizar la entrada y salida de mercancías.

Se contempla, también, incrementar a 30 el número de posiciones para revisiones de previos y a 35 las posiciones para carga. Además, se construirán más instalaciones para la revisión de vehículos ligeros y un estacionamiento para la importación de vehículos, el cual no existía.

Este proyecto, enfatizó el SAT, permitirá la generación de espacios para la pequeña importación, además de una mayor cantidad de carriles de acceso, incrementos en el número de espacios de estacionamiento y módulos de atención para el cruce de carga, así como la creación de estacionamientos para la auto declaración.

El órgano a cargo de Aristóteles Núñez destacó que los vehículos vacíos, así como los de empresas certificadas, los cuales representan 40% del aforo total, contarán con una salida exclusiva a fin de evitar cuellos de botella y saturación de vehículos en los patios de maniobras.

El proyecto de modernización, que concluirá a finales del 2016, es el tercero en su tipo en este año después del reordenamiento en Zaragoza y la construcción de las instalaciones del nuevo cruce de Guadalupe-Tornillo, de la Aduana de Ciudad Juárez, Chihuahua.