Otra jornada negra para el mercado argentino fue la de ayer jueves, lo que marca una profundización de la crisis económica que se vive en el país gobernado por Mauricio Macri. Las dudas de los inversionistas sobre lo que viene para Argentina, no sólo en temas económicos, sino también políticos, llevaron a que el riesgo país superara en su momento la barrera de 1,000 puntos, que el peso se depreciara a niveles históricos y que la Bolsa partiera la jornada con fuertes caídas.

El indicador que es elaborado por el banco de inversiones norteamericano J.P. Morgan, comenzó el día subiendo 53 puntos, y alcanzó un nuevo récord de 1,012, en sus niveles máximos desde el 5 de febrero del 2014, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuando cerró en 1,018 puntos. A medida que fueron pasando las horas el EMBI, cayó de la barrera psicológica y se ubicó en 939 puntos.

El riesgo país es un indicador elaborado por J.P. Morgan que mide la diferencia en los rendimientos que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos y los del resto de los países. Por eso la baja de los precios de los bonos dispara el riesgo país, lo que implica una suba en los rendimientos, porque a menor precio mayor premio esperado al vencimiento.

Cuando terminó el gobierno de Fernández de Kirchner, el indicador se ubicaba en 480 puntos, y si bien para fines del 2017 había caído a niveles de 350 unidades, en un año se duplicó. A fines del 2018 registró 732 puntos.

Por su parte, el peso argentino sigue perdiendo fuerza respecto al dólar, por lo que en el mercado la divisa norteamericana terminó cotizándose casi en 46 pesos. Con esto, la divisa ratifica el título de la peor moneda del mundo, considerando que en el año acumula una caída que supera 16%, siendo la divisa con el mayor rendimiento negativo a nivel mundial.

Como si fuera poco, una ola vendedora azotó a la Bolsa de Buenos Aires, que partió la sesión derrumbándose 4.5%, con las acciones de energía y financieras liderando la fuga de los inversionistas. Finalmente, las fugas mermaron un poco y el Merval terminó perdiendo 0.64 por ciento.

La tasa no se quedó atrás. En la primera licitación de Leliq del día, el Banco Central convalidó un alza de los tipos hasta 70% promedio, contra 68.328% previo, y una tasa máxima de 73 por ciento.

Voy a ser candidato: Macri

Hasta el momento, el único motivo es la desconfianza en la situación política. El mercado teme que la expresidenta Cristina Fernández sea candidata y gane las elecciones de octubre. Por eso es que días atrás en las mesas de la plaza porteña se hablaba de que el presidente Mauricio Macri no debería ser candidato, y que su lugar tendría que ser ocupado por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que según las encuestas tiene más probabilidades de ganarle a Cristina Fernández.

Luego del cierre del mercado cambiario, el presidente Mauricio Macri salió a hablar en una entrevista radial, donde ratificó el rumbo económico de su gobierno y señaló que la nueva jornada de suba del dólar y del riesgo país obedeció al humor cortoplacista del sector financiero.

Ratificó que no se baja de la reelección, y cargó contra Cristina Fernández de Kirchner y el peronismo. Macri señaló que la turbulencia financiera obedeció a que “los mercados son inquietos”, y lo integran “tipos detrás de una computadora, en un lugar lejano, que compran, venden y tienen visión de corto plazo, y hoy dudaron de la convicción de la Argentina de seguir por este camino”.

Dólar cierra en $45.63

Incertidumbre pega al peso argentino

El peso argentino aceleró su depreciación en medio de la creciente incertidumbre electoral y la desconfianza de los mercados hacia la gestión económica del presidente Mauricio Macri, quien busca su reelección.

El dólar cerró en 45.63 pesos por unidad después de haber tocado 47.50 pesos en las primeras horas de operaciones, y alcanzó así su máximo histórico, según el estatal Banco de la Nación Argentina. La víspera la divisa estadounidense cotizó a 44.90 pesos.

Economistas destacaron que además de la incertidumbre por el resultado de las elecciones de octubre, el dólar se fortalece a nivel global, siendo el peso argentino una de las monedas de países emergentes que se deprecian con mayor intensidad por la desconfianza creciente en el país.

Marcelo Trovato, de la consultoría Pronóstico Bursátil, afirmó a The Associated Press que hay “un repudio al peso por la desconfianza que genera una eventual reelección de Macri, como una eventual candidatura de (su antecesora) Cristina Fernández (2007-2015)” .

Según el analista, el dirigente conservador que llegó a la presidencia a fines del 2015 “ha perdido credibilidad ante los mercados porque no la logrado cumplir las expectativas en gestión de la economía”, y por otro lado Fernández genera temor debido a sus políticas intervencionistas y populistas.

Trovato indicó que en este contexto de pánico por la incertidumbre, el mercado sabe que “el tipo de cambio debería estar más cerca de los tres dígitos” y “se anticipa”, y que los grandes fondos se desprenden de títulos de deuda argentinos por miedo a un cese de pagos. (Con información de El Cronista / Argentina y AP)