El llamado banco de los bancos centrales indicó que el exceso de reservas en circulación, que se ha alimentado desde la Reserva Federal, el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el de Reino Unido, podría provocar “ajustes bruscos e impredecibles” cuando las autoridades decidan retirarlo. “Ajustes que merecen la atención de las autoridades monetarias y de los participantes del mercado”, refirieron.

En el último reporte trimestral, divulgado por el BIS, analizan lo sucedido entre el 17 de septiembre y fines de octubre pasado en el mercado repo overnight de Estados Unidos, cuando la Fed tuvo que aplicar una serie de inyecciones de liquidez para estabilizar la tasa.

El 17 de septiembre, las tasas repo en operaciones de financiamiento a un día con garantías genéricas alcanzaron en el mercado estadounidense 6 %, llegando a cerrarse algunas transacciones a 10 % en un mercado que el BIS identifica como roto.

Esto tiró en la misma dirección, pero en menor grado, de la nueva tasa de referencia, la tasa de financiaciamiento a un día garantizada estadounidense (SOFR), y, de forma atenuada, de la tasa efectiva de los fondos federales, la tasa de interés sin garantía a un día a la que los bancos y otras instituciones se prestan liquidez entre sí en Estados Unidos.

Las tensiones tuvieron un impacto en segmentos del mercado relacionados, como el de swaps de divisas, ampliándose la diferencia en el costo de endeudarse y prestar entre diferentes monedas en los mercados al contado y de derivados.

“Las razones de estas alteraciones o distorsiones aún no están del todo claras”, pero pueden haber existido factores estructurales, explica el jefe del departamento Monetario y Económico del BIS, Claudio Borio, al presentar el informe.

Fue clave la combinación de dos fuerzas: por un lado, la fuerte demanda de financiamiento garantizada (mediante repos) por instituciones no financieras, como fondos de cobertura de alto riesgo; y, por otro, el hecho de que los cuatro grandes bancos que operan en EU no estuvieran dispuestos a proporcionar financiamiento, al hallarse sus reservas de liquidez en niveles bajos.

El comportamiento de esos cuatro grandes bancos es crucial, ya que se han convertido en los prestamistas que determinan el costo marginal de financiación en el mercado de repos.

Estos cuatro bancos tienen más del 50% de los títulos del Tesoro estadounidense en manos de los bancos en EU y sólo 25 % de reservas de financiamiento que podrían suministrar a los mercados repo.

Las tensiones tan solo cedieron una vez que la Fed inyectó más reservas en el sistema.

“Las alteraciones sugieren que las operaciones no convencionales que instrumentaron los bancos centrales después de la crisis han dejado profunda huella en el funcionamiento del mercado”, añadió Borio.

La creciente participación de entidades distintas de bancos en mercados muy vinculados a las operaciones interbancarias en forma de financiamiento garantizado puede inducir dinámicas de mercado inéditas.

La ola de bajas en la tasa

En el mismo informe, destacan que las tasas de interés de los bancos de economías emergentes como el Banco de México, el Banco Central de Brasil, la Reserva de la India y el de Corea, se subieron a la ola de recortes de tasas, siguiendo la tendencia marcada por la Reserva Federal y el Banco Central Europeo.

No obstante, consignaron que estos ajustes a la baja en las tasas se pudieron efectuar al comprobarse una reducción generalizada de la presión de inflación en cada uno de los territorios. (Con información de Expansión)

¿Qué es una repo?

Es una transacción de recompra de títulos de deuda pública a corto plazo, donde el tenedor vende el bono a un inversionista para que lo utilice como garantía. Y éste, el inversionista comprador, se compromete a venderlo en un momento determinado al mismo precio, más un premio prefijado.

[email protected]