Analistas consideran que estos recursos serán uno de los tres factores clave para la recuperación de la economía, los otros dos son las exportaciones hacia Estados Unidos y la inversión.

Durante enero, 1.8 millones de familias en México recibieron remesas por 3,297.9 millones de dólares, cifra récord informó el Banco de México.

Esta cifra superó en 25.8% los envíos de los llamados migradólares realizados el mismo mes del año pasado y se convirtió en el mejor enero en 15 años. En el 2006 el incremento anual de los envíos fue de 28.6 por ciento.

El sólido flujo de remesas es explicado por “las generosas transferencias fiscales de apoyo a los salarios-ingresos en Estados Unidos, así como por el competitivo diferencial cambiario y la percepción de un deterioro de las condiciones de las familias de origen en México ante la contracción económica y pérdida de empleo”, explicó desde Nueva York, Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs.

El estratega acotó que este ingreso familiar se fortaleció al pasarle el filtro cambiario, pues los hogares mexicanos percibieron un aumento de 28.5% real anual en el giro de las remesas en enero.

La depreciación que registró el peso mexicano frente al dólar en enero fue de 2.46%  lo que favoreció también al fortalecimiento del giro captado por cada una de las familias que reciben remesas en México.

Los datos divulgados por el banco central muestran que el promedio de remesas que recibieron las familias ascendió a 343 dólares, monto que se fortaleció desde los 339 dólares dólares promedio que ingresaron en diciembre.

La información detallada del banco central deja ver que las remesas que ingresaron a México durante enero lo hicieron en 9.6 millones de operaciones, esto es una desaceleración desde las 10.8 millones registradas en diciembre; pero un incremento de 18.1% de las registradas en el mismo mes del 2020.

En efectivo siguen bajando

Los datos oficiales del Banco de México arrojaron que durante el primer mes del año, solo 1.3% de los “migradólares” ingresaron en efectivo y en especie, esto es 26.5 millones de dólares de los 3,297.88 millones recibidos en enero.

De hecho, en el detalle de la información divulgada por el Banco de México, se observa que la preferencia del envío en efectivo y especie, cayó por segundo año consecutivo, ahora a una tasa de -32.46% anual.

La información de Banco de México muestra en tanto que 98.6% de los envíos de remesas que llegaron al país entraron mediante transferencias electrónicas. Es decir, remesas por un valor de 3,254 millones de dólares fueron captados vía transferencias electrónicas.

Apuntalando al consumo

Estrategas de Banco Base, BNP Paribás y Frontier View, advierten que en sus expectativas del PIB para México en el 2021, están incorporando el impacto de un sólido flujo de remesas al país.

Para entender la relevancia de las remesas en el PIB, la directora de Análisis Económico en Banco Base, Gabriela Siller, explica que éstas limitaron la profundidad de la contracción del PIB en el 2020.

“Sin la recuperación acelerada de las exportaciones en el segundo semestre y en ausencia del incremento en las remesas, la caída del PIB habría sido de 10.5%, en lugar de 8.5% que efectivamente se presentó”, explicó.

Aparte, la economista para México de BNP Paribás, Pamela Díaz, consideró que estos recursos serán uno de los tres factores clave para la recuperación. Los otros dos son las exportaciones hacia Estados Unidos y la inversión que logre consolidarse.

Aparte, el estratega de la Consultoría Frontier View, Alejandro Valerio, precisó que las remesas apuntalan al consumo interno “en ausencia de un programa de apoyo público”, pues los receptores son proclives al gasto.

El 2020 fue un año récord con 40,606 millones de dólares, esto es un aumento de 11.4 % respecto a 36,438 millones de dólares del 2019.

En tanto, BBVA estima que este año las remesas a México podrían crecer 7% y rebasar los 43,000 millones de dólares, esto gracias a la reducción de la tasa de desempleo en EU, la acelerada vacunación de la población y el paquete de estímulos económicos por 1.9 billones de dólares.

ymorales@eleconomista.com.mx