Las probables transferencias del remanente de operación del Banco de México (Banxico) al gobierno para el año entrante ayudarán al gobierno a compensar los menores ingresos públicos que resultarán de las sobrestimaciones que ha realizado el gobierno sobre su Presupuesto Federal para 2021, reconoció la calificadora Fitch.

En consecuencia redujo su pronóstico de déficit fiscal para 2020 y 2021 incluso a pesar de reconocer la “erosión de los colchones que había en los fondos de estabilización”.

En una nota, donde sostuvieron la calificación de México en “BBB-/perspectiva estable”, que es el nivel más bajo del Grado de inversión, consignaron que las políticas públicas que dan prioridad a la sostenibilidad de las finanzas respaldan la nota”.

No obstante la calificadora destacó que la contracción económica y la depreciación del peso seguirán afectando la medición de la deuda sobre el PIB y la dejarán en un máximo de varias décadas de 54.7% del Producto Interno Bruto al cierre del año.

kg