El gobierno colombiano radicó en el Congreso una reforma para aumentar los impuestos a las personas y a las empresas, eliminar exenciones y deducciones tributarias, necesaria para mejorar las finanzas del país sudamericano y mantener su calificación de riesgo crediticio.

El Ministerio de Hacienda dio a conocer los puntos de la “Ley de Solidaridad Sostenible” y que será la tercera reforma tributaria en el periodo presidencial de Iván Duque, con la que se planea tener un recaudo de 23.4 billones de pesos (6,383 millones de dólares) para mitigar los efectos de la crisis económica por el Covid-19. De dicha cantidad, 7.3 billones de pesos (1,998 millones de dólares) se recaudarían a través del IVA, $17 billones (4,653 millones de dólares) se lograrían a través de los impuestos a las personas naturales, y $3.7 billones (1,012 millones de dólares) por los gravámenes a las personas jurídicas.

Un primer punto del proyecto trata de la ampliación de los programas sociales, que se hicieron necesarios con la llegada de la pandemia. En ese sentido, con la reforma se propone volver permanente el programa de Ingreso Solidario, mientras que se mantienen otras transferencias, como Familias en acción. Según las cifras del Ministerio, si se aprueban estas medidas, se estima que la incidencia de la pobreza extrema disminuiría en 5.8 puntos porcentuales, mientras que la desigualdad disminuiría en 2.3 puntos.

Otros puntos en materia social son dos programas de fomento al empleo formal, que subsidian las cotizaciones de seguridad social de nuevos empleos durante cuatro años.

Para financiar los programas sociales y para sanear las finanzas públicas de la Nación, el Ministerio propuso tres ejes centrales: IVA, impuestos a personas naturales e impuestos a las personas jurídicas.

Un primer punto que buscaría aumentar el recaudo en el país es el de eliminar la categoría de bienes exentos de IVA, aunque no se gravarían los alimentos de la canasta familiar que hoy no están gravados. Con estos cambios, el potencial de recaudo del IVA pasaría a ser de 43% del potencial, mientras que hoy el recaudo es de 39 por ciento.

Además, se busca ampliar de manera gradual el impuesto de renta a las personas naturales. En este sentido se propuso un mecanismo de transición por tres años en la que en 2022 se pagaría un impuesto de renta desde los $4.1 millones mensuales (1,122 dólares); en 2023 sería a partir de los $2.9 millones (793 millones de dólares); y en 2024 a partir de los $2.5 millones. El sexto capítulo se denomina "Impuesto temporal y solidario a la riqueza", y plantea la creación de un tributo con ese nombre para 2022 y 2023, como complemento al impuesto sobre la renta.