La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos (EU) anunció, en su primera reunión de política monetaria de este año que se comprometerá a sostener los pilares de la economía hasta que exista una recuperación completa de la recesión generada por la pandemia del Covid-19.

En el comunicado para anunciar su decisión, la Fed advirtió sobre una desaceleración en el ritmo de recuperación de la economía estadounidense en los últimos meses.

“El ritmo de la recuperación de la actividad económica y el empleo se ha moderado en los últimos meses, y la debilidad se ha concentrado en los sectores más afectados”, dijo el comité de mercado abierto.

“La crisis de salud pública en curso sigue pesando sobre la actividad económica, el empleo y la inflación, y plantea riesgos considerables para las perspectivas económicas”, agregó.

En una decisión unánime, la Fed mantuvo su tasa de interés de referencia en un rango objetivo de 0 a 0.25%, además, dijo que continuará comprando, al menos, 80,000 millones de dólares en bonos y 40,000 millones de dólares en activos respaldados por hipotecas cada mes, en apoyo a la economía estadounidense.

Por otro lado, aunque el programa de vacunación ya está en marcha, su contribución a una reapertura económica y a una recuperación más plena se espera para fines de este año, las autoridades de la Fed consideran que Estados Unidos sigue en un hoyo profundo, con altos niveles de desempleo, pequeñas empresas en situaciones complicadas y una reciente alza de infecciones de Covid-19 que requieren una respuesta a nivel de crisis por parte del banco central.

En la conferencia de prensa posterior al encuentro, el presidente de la Fed, Jerome Powell, enfatizó que el banco central no planea cambios en la política monetaria hasta que esté claro que la economía muestra una mejora sostenida y se alcance una inflación de 2%, objetivo del banco central.

Nada más importante

Estados Unidos perdió empleos en diciembre y muchos indicadores de contratación y gasto se han estancado desde que los casos de coronavirus comenzaron a aumentar en otoño.

Powell destacó que el destino de la economía está ligado al éxito del programa de vacunación en Estados Unidos.

“No hay nada más importante para la economía ahora que la vacunación de la gente”, afirmó, agregando que las partes más débiles de la economía son sectores donde las personas deben trabajar junto a otras personas.

Powell, agregó que las perspectivas económicas son “altamente inciertas” en Estados Unidos, por lo que pidió nuevos estímulos para la economía.

“El resurgimiento estos últimos meses de casos de Covid-19, de hospitalizaciones y decesos, causa grandes dificultades a millones de estadounidenses y pesa sobre la actividad económica y la creación de empleos”, señaló, al tiempo que saludó la idea de un estímulo fiscal adicional que permita a empresas y hospitales seguir enfrentando la crisis económica.

Por último, el presidente de la Fed comentó a los medios de comunicación que recibió la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 y que espera recibir la segunda pronto.

valores@eleconomista.mx