Dado al bajo dinamismo económico por el nuevo cierre de actividades ante el incremento de contagios de Covid-19, y una lenta aplicación de las vacunas en el país, BBVA estima que la recuperación en México será lenta e incompleta. 

De hecho este banco ha movido ya a la baja su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2021, de 3.7% a 3.2 por ciento.

En la presentación del informe Situación México, Carlos Serrano, economista jefe de BBVA, destacó que, de acuerdo con las expectativas de esta institución, en el 2020 la economía se habría contraído 9.1%, lo que sería la caída más importante desde que se tenga registro.

“¿Cómo viene la recuperación hacia adelante? Creemos que viene una recuperación muy lenta y muy incompleta. Estamos estimando que el crecimiento en el 2021 es de 3.2%, y vemos más riesgos a la baja”, dijo.

Agregó: “vamos a ver una primera mitad del año con un bajo dinamismo económico porque estas nuevas medidas de confinamiento y este crecimiento tan significativo en los casos, está teniendo una caída en la movilidad y en la actividad económica”.

De hecho, estimó que en el primer trimestre del 2021, el PIB registre una caída de 0.8 por ciento.

Explicó que aunque la actividad industrial muestra una recuperación y esta se sostendrá por las manufacturas y la demanda externa, en el consumo será más lenta; además de que la inversión sigue como una preocupación, dado que permanece en niveles bajos, tendencia que se arrastra desde antes de la pandemia por algunas políticas públicas que han generado incertidumbre.

Y aunque mencionó como una ventaja el que ya se haya iniciado con la aplicación de la vacuna en el país, destacó que ésta ha sido lenta. Incluso consideró que si no se acelera el ritmo, el crecimiento del PIB para el 2021 sería aún menor a 3 por ciento.

Niveles pre pandemia hasta el 2024

Pero aún con un crecimiento este año de 3.2%, Serrano resaltó que la recuperación económica sería incompleta.

“Si la economía cae 9.1% en el 2020, para que llegáramos al mismo nivel que había antes de la pandemia, requeriría crecer 10% en el 2021. Es decir, todavía estamos muy lejos de los niveles prepandemia”, subrayó.

En este sentido, consideró que los niveles de crecimiento que se tenían antes de la pandemia, se alcanzarían hasta el 2023 o 2024; mientras que el PIB per capita  hasta el 2026 o 2027.

“Esta crisis va a tener un efecto de larga duración; nos va a llevar mucho tiempo recuperar el nivel de crecimiento pre pandemia”, expuso.

Seguirá desaceleración del crédito

El economista jefe de BBVA México afirmó también que, derivado de la situación económica y menores ingresos en las familias y empresas, el crédito que otorga la banca seguirá con desaceleración en el 2021.

Y aunque estimó que crezca entre 3 y 4% en el presente año, en periodos previos a la pandemia se crecía hasta en doble dígito.

Aclaró que esto no será porque los bancos no tengan liquidez, sino por la baja demanda. “No vemos problemas de oferta en el sistema bancario; tiene capital suficiente para seguir ofertando crédito”, señaló.

Habrá repunte en la cartera vencida

De igual forma, Carlos Serrano previó un incremento en la cartera vencida de la banca, la cual se ubicaría entre 4 y 5%, una vez que ya concluyeron los programas de aplazamiento de pago de créditos que los bancos otorgaron como medida de apoyo ante la contingencia por la pandemia.

Sin embargo, aclaró que los bancos tienen las provisiones necesarias para hacer frente a un incremento en la morosidad.

“Hemos hecho pruebas de estrés donde, aún si llegáramos a tener niveles de cartera vencida como en el 94, el sistema en su conjunto lo puede afrontar”, precisó.

No obstante, refirió que ello no quiere decir que instituciones pequeñas puedan enfrentar problemas. “Pero el sistema bancario en su conjunto, en nuestra opinión, tiene niveles de solvencia adecuados para enfrentar esta crisis”, concluyó.