La recaudación que obtiene el gobierno por el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) tuvo un crecimiento de 12.36% en el 2018, en términos reales. Sin embargo, fue la tasa de crecimiento más pequeña de la que se tiene registro.

De acuerdo con el Informe Tributario y de Gestión del Servicio de Administración Tributaria (SAT), correspondiente al cuarto trimestre del 2018, a través del RIF se obtuvieron ingresos por 8,075 millones de pesos, mientras que en el 2017 la recaudación fue de 7,187 millones.

De esta manera, los ingresos crecieron 12.36% en el 2018, contra una tasa de 18.01% del año previo. Cabe destacar que en el 2016 el crecimiento de la recaudación fue de 38.19%, mientras que en el 2015 aumentó 95.37%, es decir, desde su implementación la tasa ha disminuido.

El RIF vino a sustituir al Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos) con la reforma hacendaria del 2014. En este régimen, las personas físicas que realizan actividades empresariales pueden tener condonaciones en el pago de sus impuestos a lo largo de 10 años.

Por ejemplo, durante el primer año de adhesión a este régimen, se le condona al contribuyente 100% de sus impuestos, mientras que en el segundo año 90%, en el tercero 80%, en el cuarto 70%, y así sucesivamente, hasta que en el año 11 se debe pagar sin ningún beneficio.

Para ello, el gobierno otorga un estímulo fiscal a los contribuyentes de este régimen. Este año, el estímulo fiscal fue de 26,554 millones de pesos, 9.2% menor al que se otorgó en el 2017.

No todos se quedan

El menor crecimiento en la recaudación tributaria se debe, refirieron expertos, a que muchos de los contribuyentes que se inscriben al RIF no logran quedarse en éste, por diferentes motivos.

“Digamos que un contribuyente se registra en el primer año y continua con sus actividades otros dos o tres años en ese régimen. Sin embargo, en algún momento logra ganar más de los 2 millones de pesos que es el límite de ingresos en el RIF, por lo cual debe pasarse a otro régimen para tributar”, refirió Manuel Toledo, socio de Proactive Tax & Legal.

En otros casos, puede que el contribuyente sólo tuviera un trabajo temporal y no permanente, por lo que deja de tributar.

Desde su creación, el RIF ha sido muy criticado por el alto costo que supone para el gobierno. En este sentido, Herbert Bettinger, experto fiscal, acotó que al final quienes pagan por los estímulos a este régimen son los demás contribuyentes.

“Se creó con buena voluntad, con buena intención, pero no funciona. Los cálculos indican que sólo se quedará 10 años 30% de los contribuyentes que se inscribieron desde el 2014”, refirió. Los analistas agregaron que si bien el RIF no se puede eliminar, se debe revisar y fortalecer su vigilancia.

Representa 7.2% del padrón

Respecto de los contribuyentes que están inscritos en este régimen, el SAT informó que la cifra ascendió a 5 millones 177,393 causantes en el 2018, 4% más que en el 2017.

Los inscritos en el RIF apenas representan 7.2% del padrón de contribuyentes, el cual estaba conformado por 71 millones 795,905 causantes a finales del 2018.

Los contribuyentes del RIF utilizan el aplicativo Mis Cuentas para registrar sus operaciones de ingresos y gastos, así como para emitir facturas. Al cierre del año pasado, el SAT contabilizó 30.6 millones de operaciones en dicha aplicación, 10.4% más que en el 2017.

De estas operaciones, 26.2 millones correspondieron a la emisión de facturas, mientras que 2.8 millones fueron de egresos y sólo 1.6 millones de ingresos de los contribuyentes.