El Senado ya dio el visto bueno también y ahora sí: el IVA (Impuesto al Valor Agregado) pasará de 16% a 0% para tampones, toallas y copas menstruales, con lo que se espera una reducción importante en el precio de estos productos básicos para la salud pública que facilitará el acceso para millones de mujeres y adoscentes.

Este 26 de octubre del 2021 con 67 votos a favor y 43 en contra, la cámara alta aprobó en lo general el plan fiscal, que incluía las modificaciones en materia de salud femenina en materia de impuestos.

Todavía resta la aprobación de la Miscelánea Fiscal 2022 en lo particular, por lo que seguirán debatiendo las modificaciones al texto.

¿Y qué implica que se elimine el IVA a los productos de gestión menstrual?

Pagar impuestos sólo por ser mujer es una de las formas más invisibilizadas pero más persistentes de violencia por género; hasta ahora el sistema tributario mexicano omitía que menstruar dignamente es un derecho básico al que todas las niñas, adolescentes y mujeres deberían ejercer efectivamente. 

La tasa cero es el mecanismo fiscal a través del cual el consumidor directamente recibe un beneficio al comprar un producto debido a que el IVA (Impuesto al Valor Agregado) se elimina exclusivamente en el precio final.

Las modificaciones que contempla el proyecto fiscal atienden a la obligación que tiene el Estado mexicano de promover la salud para todos sus ciudadanos sin distinción y bajo todos los órdenes, incluyendo la tributación

En este caso se busca que las mujeres de entre 11 y 45 años que necesitan al menos una vez al mes productos de higiene femenina puedan acceder a ellos en condiciones de igualdad: si por sí misma la menstruación ya implica un gasto adicional para las mujeres, pagar impuestos adicionales resulta innegablemente desproporcional. 

Aunque todavía no se logra la universalización en el acceso a los productos para gestionar la menstruación de manera adecuada, eliminar el IVA es un paso importante porque busca una reducción importante en el precio final que pagan las consumidoras.

El camino que todavía es largo

La tasa 0% para productos de gestión menstrual es un problema menos entre toda la esfera de desigualdades por género en el sistema tributario y de disparidades económicas. Algunos países del globo ya han aprobado proyectos en los que se da gratuidad a las toallas, los tampones, los protectores y las copas menstruales. 

En México hay 5.5 millones de mujeres en pobreza extrema, esto significa que aún destinando todo su dinero no pueden pagar ni siquiera la canasta básica de alimentos. Esto implica que aún con o sin IVA tampoco pueden permitirse comprar toallas, tampones o cualquier producto relacionado con la menstruación. Ya ni hablar sobre consultas sobre salud sexual, anticoncepción o reproducción.

Y de hecho, en las comunidades rurales del país la menstruación puede ser una causa de deserción estudiantil en la población femenina. 

Adicionalmente, todavía existen otro tipo de desigualdades tributarias como el "Pink tax", que básicamente trata de que los juguetes de niña, los rastrillos para mujer o la ropa color rosa cuesta el doble que sus pares masculinos. 

El camino hacia la igualdad económica entre mujeres y hombres todavía es largo, pero éste es un paso importante.