Tras la incertidumbre generada entre contribuyentes por el anuncio de la factura instantánea para pagos con tarjeta, en noviembre pasado, por la Asociación de Bancos de México (ABM) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT), pareciera ser que este programa quedará descartado. El objetivo principal, se dijo entonces, era agilizar la emisión de tales comprobantes fiscales.

Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM, informó que el programa de factura instantánea está suspendido, por lo que el sector ya no trabaja en él.

“No hemos tenido contacto todavía con la nueva titular del SAT, pero sí tenemos interés en escuchar sus puntos de vista. Sin embargo, para la banca ese proyecto está totalmente suspendido; no estamos trabajando. Lo que ella comentó es que está bajo análisis, y mientras no tengamos oportunidad de dialogar con doña Raquel Buenrostro, no vamos a trabajar en ese proyecto. Está totalmente suspendido (...) La banca no está trabajando en eso”, expresó el líder de los banqueros.

En conferencia de prensa con motivo de la reunión del Comité de Asociados, Niño de Rivera destacó que el proyecto está sin actividad de ninguna índole y que de parte de la banca no se va a trabajar en eso. “Está en estudio en el SAT y está en sus manos, pero la banca no está trabajando en ese proyecto”.

En una entrevista posterior, Luis Niño recordó que la nueva titular del SAT comentó que el programa no le gustaba y lo iba a estudiar. “Nosotros lo tenemos cancelado; no va el programa. Si el SAT no lo quiere y nosotros no estamos trabajando en eso, no hay proyecto de factura electrónica”. Además, aclaró que no hay un plan B en la materia.

En noviembre del año pasado, la ABM y el SAT, este último a cargo aún de Margarita Ríos-Farjat, anunciaron con bombo y platillo una alianza para que, a partir del primer cuatrimestre del 2020, se pudieran emitir facturas instantáneas al pagar con tarjetas en las terminales punto de venta (TPV) que tienen los negocios.

No obstante, ante la llegada de la nueva titular del SAT, Raquel Buenrostro, los planes cambiaron. En su comparecencia ante legisladores en enero pasado, y al ser cuestionada sobre el tema, informó que se estaba analizando la implementación del programa y su impacto.

“En el SAT valoraremos su conveniencia, porque no fue una iniciativa del gobierno sino de los bancos”, contestó en ese momento la funcionaria.

Dijo que no hay ninguna ley o requisito jurídico en donde se requiera la factura instantánea, por lo que es opcional, además de ser sólo una propuesta que aún no se lleva a cabo.

“Esa propuesta viene de afuera del SAT. Va dirigida a la informalidad. Ahora hay que ver. Las personas físicas representan 20% del padrón de contribuyentes; sin embargo, significan 3% de la recaudación. Entonces, esta medida tiene un potencial de 3%”, aseveró.

Agregó que, si la medida es costosa tecnológicamente y también para la ciudadanía, se tendría que valorar y estudiar mejor antes de implementarla.

Hasta el momento, refirió el SAT a El Economista, se sigue con el análisis del impacto de esta medida, por lo cual aún no comparten avances o resultados previos.

Incertidumbre y terror

En meses pasados, la noticia de la facturación instantánea generó “incertidumbre y terror” entre los contribuyentes, consideró Héctor Amaya Estrella, vicepresidente fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

“Generó mucho desconcierto. Quizás no era la intención, quizás sí lo era, la de fiscalizar más. Nos queda claro que era una facilidad que se le quiso dar a los contribuyentes, ya que decían que iba a empezar como algo opcional”, declaró en conferencia de prensa.

Refirió que ante la incertidumbre generada por una mayor fiscalización, varios contribuyentes vieron la opción de cancelar sus tarjetas, algo que no le convendría a la ABM ni al SAT.

En declaraciones anteriores a este medio, la autoridad fiscal negó que con la llegada de la factura instantánea se ejerciera una mayor fiscalización sobre los contribuyentes al momento de realizar sus compras con tarjeta.

“No es una medida con la que se busque fiscalizar, sólo es una herramienta de facilitación que el SAT pone a disposición de los contribuyentes para que puedan obtener su factura más fácil y rápidamente, al momento de pagar con su tarjeta bancaria en una TPV” respondió el órgano recaudador a El Economista.

La autoridad fiscal agregó que la factura instantánea no cambiaría la forma en la que los contribuyentes deben cumplir con sus obligaciones fiscales y, al contrario, simplificaría el proceso a los contribuyentes para cumplir con sus deberes frente al SAT.

[email protected]