Los precios mundiales de los productos alimentarios subieron en junio impulsados por los aumentos en el trigo y la carne, informó hoy la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) a través de su reporte mensual Perspectiva Mundial de la Alimentación.

El índice de precios de los alimentos de la FAO, publicado este jueves, tuvo un promedio de 175.2 puntos en junio, con un alza de 1.4% en relación con mayo y de 7% respecto al año anterior.

Se trata de un índice ponderado con base en los intercambios comerciales que hace el seguimiento de los precios internacionales de los cinco principales grupos de alimentos básicos.

El índice de precios de los cereales de la FAO se incrementó 4.2% en junio, en medio de una tendencia alcista de los precios del trigo rico en proteínas, debido al deterioro de las condiciones de los cultivos en Estados Unidos. Por el contrario, los precios del maíz disminuyeron en un contexto de cosechas récord en América del Sur.

Los índices de precios de la FAO para la carne y los productos lácteos también subieron, mientras que los de los aceites vegetales y el azúcar disminuyeron.

Escasez de trigo

A pesar de una mayor escasez en los suministros de trigo de elevado contenido proteico, es probable que los suministros de cereales a nivel mundial continúen siendo abundantes el próximo año, según la última nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales.

La FAO revisó a la baja sus previsiones de junio para la producción mundial de trigo en el 2017, al tiempo que aumentó las de maíz y arroz.

Las previsiones de la FAO sobre la producción mundial de cereales de este año se redujeron 1.2 millones de toneladas, por lo que podría alcanzar un total de 2,593 millones de toneladas, 0.6% por debajo respecto a la del 2016.

Esto reflejó recortes en la producción de cebada y trigo, sobre todo en la Unión Europea, dijo el organismo.

Se espera que las existencias mundiales de cereales continúen creciendo para alcanzar un nuevo récord con alrededor de 704 millones de toneladas.

El pronóstico de la producción mundial de trigo fue de 7,399 millones de toneladas, 0.4 % menos que las previsiones anteriores, casi exclusivamente por unos menores cultivos en la UE y Ucrania.

Apenas hace dos días la FAO advirtió que el número de personas que pasan hambre en el mundo aumentó en el 2017, aunque las cifras definitivas se conocerán en septiembre.

Esto contrasta con el reto de erradicar el hambre al que se comprometió la comunidad internacional en el 2015 con la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.