Pese al recorte de tasas que aplicó el Banco de México, para llevarlas a 8%, y dejar abierta la puerta a recortes adicionales, la política monetaria se mantiene restrictiva ante los riesgos latentes y por razones de mercado, advierten estrategas de Credit Suisse y Barclays.

“Mi escenario central es que habrá bajas adicionales en las siguientes reuniones (septiembre, noviembre y diciembre) y que el Banco de México eventualmente frenará en un nivel todavía restrictivo”, advirtió el jefe para Latinoamérica de Credit Suisse, Alonso Cervera.

Necesario, generar confianza

En el comunicado del primer recorte de tasas en cinco años, “el banco atinadamente menciona que es necesario cumplir las metas fiscales para el 2019 y (sugiere) que el Paquete Económico para el 2020 genere confianza. Este tema es sólo una parte del rompecabezas que necesitamos para que el país siga siendo un destino atractivo para los capitales nacionales y extranjeros, tanto en inversiones de portafolio como en las de la economía real”, agregó.

Desde Nueva York, el estratega de Barclays, Marco Oviedo,  advierte que una tasa en 8% sigue indicando condiciones restrictivas en la política monetaria, al considerar que la tasa neutral para México se encuentra entre 5.5 y 6 por ciento.

Coincide con el economista de Credit Suisse, en que la Junta de Gobierno está asumiendo en su decisión otros riesgos de la economía, como “las calificaciones de Pemex y del soberano, así como la posibilidad de que el gobierno aplique políticas no heterodoxas en las finanzas públicas. Altas calificaciones soberanas y de Pemex redundan en menores costos de financiamiento para emisores de deuda (el gobierno, Pemex y otras empresas públicas y privadas) y atraen a inversionistas que son más permanentes (menos especulativos). Esto, en teoría, brinda mayor estabilidad a los mercados financieros, sobre todo de tasas”. Por eso es pertinente la recomendación del Banco de México en el comunicado, argumentó Cervera.

Recorte neutral

De acuerdo con el estratega de Barclays, el tipo de cambio se ha movido en línea con otras monedas. Otros bancos centrales recortaron su tasa antes de México, particularmente la Reserva Federal y con ello, favorecieron condiciones más relajadas que dieron espacio para este ajuste.

Pero “el movimiento anunciado por Banxico es neutral respecto del diferencial con la tasa de referencia de Estados Unidos, porque bajó la tasa en la misma proporción que la Fed, es decir en 25 puntos base”.

Sin impacto inmediato

De acuerdo con Oviedo, al asumir la decisión monetaria, “la Junta de Gobierno debe considerar el nivel del tipo de cambio real, pues también ayuda a relajar las condiciones para una economía abierta como México, que es relativamente pequeña en comparación con el resto del mundo”.

En este caso, el tipo de cambio ayuda a ajustar muchos de los choques y si se deprecia, ayuda a relajar las condiciones y ayuda a la economía, dice.

“El nivel del tipo de cambio real que tiene México sigue siendo muy cercano al que estaba en de la crisis 2009, es decir, sigue depreciado en términos reales y eso debería ayudar a la economía, al sector manufacturero y a las exportaciones”, comentó.

El estratega de Credit Suisse revela que un recorte de la tasa de fondeo tiene un canal de transmisión a menores tasas de créditos al sector privado, sobre todo en créditos referenciados a la TIIE. Y otro canal es el del mercado cambiario si el precio se deprecia, pues aumenta la competitividad. No obstante, subraya que el impacto de cambios de política monetaria sobre la economía no es inmediato.