Pese a la carga fiscal que tienen las bebidas saborizadas y que la situación económica de las personas en México cada vez es más difícil, las bebidas con alto contenido calórico (como los refrescos) continúan siendo el fuerte de las tiendas.

De acuerdo con datos de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), 53% de las personas con una tienda afirma que los productos más solicitados por sus clientes son los refrescos.

De acuerdo con la primera encuesta 2016 de esta institución, más de 50% de los pequeños comerciantes está consciente de qué es el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS); de éstos, 27% asegura que las bebidas azucaradas son las que más se han visto impactadas en los precios luego de que se les comenzó a aplicar el impuesto.

No obstante, la aplicación del IEPS a estas bebidas (el cual equivale a un peso por litro), el estudio realizado por la alianza destaca que la mayoría (48%) de los pequeños comerciantes indica que no se ve ninguna modificación en la venta de estos productos, por lo que se mantienen como el fuerte de los ingresos en sus negocios.

Incluso 8% sostiene que la compra de estas bebidas se ha incrementado. Otro porcentaje importante (44%) sí ha notado una disminución en la venta de éstas.

Este sector consideró que las condiciones de la economía nacional podrían mejorar si se eliminan los impuestos que impactan en los más pobres, como es el caso del IEPS, pues éste es un gravamen que por su carácter regresivo termina impactando más en las familias de bajos recursos.

Por otro lado, 14% de los pequeños comerciantes considera que otro aspecto importante para mejorar la situación económica en México es que el gasto gubernamental sea eficiente. En este sentido, afirma que se necesita de mayor transparencia para asegurarse de que los recursos se implementen al fin prometido.

Otro dato importante que arrojó la encuesta es que sólo 6% de los pequeños comerciantes considera que la reforma fiscal realmente ha servido para reducir el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades crónicas.

Un porcentaje importante (83%) refiere que el cobro de impuestos como el IEPS no ayuda en nada al combate de la obesidad, pues de dicho porcentaje, 91% estima que el dinero recaudado por el impuesto aplicado a alimentos y bebidas con alto contenido calórico no se ha destinado al combate del sobrepeso, obesidad y de padecimientos crónico-degenerativos.

Mientras que la discusión de aumentar el IEPS a dos pesos por litro está en la mesa de los diputados, 94% de los pequeños comerciantes asegura que no está de acuerdo con aportar más dinero mediante el pago de impuestos a alimentos y bebidas.

Propuesta de la oms ?no está fundamentada

Luego de que la semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacara que la idea de implementar impuestos a las bebidas saborizadas reducirá el consumo de éstas, el Consejo Internacional de Asociaciones de Bebidas (ICBA, por su sigla en inglés) dijo que no está en desacuerdo con dicha recomendación, ya que es una idea no comprobada y que no ha demostrado mejoras en la salud pública con base en experiencias globales hasta la fecha.

El ICBA aseguró que aunque apoya los esfuerzos de la OMS por combatir la obesidad, es necesario un enfoque integral con énfasis en toda la dieta para lograr una solución real y permanente.

Los miembros del comité de la OMS han perdido visión de las implicaciones que tiene en el mundo real este tipo de recomendaciones; en México, por ejemplo, se perdieron 10,000 empleos y las personas que menos podían costearlo cargaron con el peso de pagar el impuesto, añadió el ICBA.

Luego de considerar estos impuestos como discriminatorios a la industria de bebidas saborizadas y refrescos, el ICBA aseguró que con el fin de formar parte de un estilo de vida saludable, la industria a nivel global ha trabajado con los gobiernos, la comunidad de servicios de salud y los consumidores de todo el mundo para formar parte de la solución y promover estilos de vida saludables, balanceados y activos.

Ejemplificó con la comercialización de productos light, la creación de productos con porciones mucho más pequeñas y el desarrollo e implementación de los lineamientos de publicidad para niños, los cuales se actualizaron y reformaron en el 2015.

Estas y otras acciones voluntarias han reducido la disponibilidad calórica y ayudado a dar forma a la elección de los consumidores mucho más que los impuestos discriminatorios a bebidas; ICBA da la bienvenida a la oportunidad de trabajar con grupos de interés sobre soluciones productivas que resuelvan el reto de la obesidad, y estamos comprometidos a ser parte de la solución , anunció.

claudia.cordova@eleconomista.mx