Pese a contar con la estimación oportuna del PIB en el primer trimestre, prevalece la cautela en las expectativas de estrategas de inversión. La situación sanitaria en México, su impacto en las decisiones de consumo e inversión, así como los estímulos fiscal y monetario, son el común denominador en las posiciones que prevalecen entre expertos de bancos de inversión como Barclays, BNP Paribás, Credit Suisse, Goldman Sachs y consultorías internacionales como Pantheon Macroeconomics y Moody´s Analytics.

Pero hay matices en el peso que conceden a cada variable. Para BNP Paribás, Goldman Sachs y Barclays, el desplome del PIB en el segundo trimestre, específicamente entre abril y mayo, permite anticipar que la actividad económica registrará una caída anual que, si bien será histórica, no rebasará los dos dígitos.

Del otro lado se encuentran los analistas de Goldman Sachs, Credit Suisse, Pantheon Macroeconomics y Moody´s, quienes mantienen la posibilidad de un desplome de dos dígitos en todo 2020. Un consumidor cauteloso, amenazado por recortes laborales y vulnerable a la situación sanitaria, limita los supuestos para una recuperación menos larga.

Todos concuerdan que aún con la pandemia encima y sin terminar la primera ola de contagios, es difícil anticipar que se presente un nuevo cierre de actividades económicas, que se repita de nuevo una jornada de “sana distancia” que vuelva a conducir a un nuevo desplome similar al de abril y mayo. Pero en todos, el fantasma del manejo del Covid-19 sigue pesando para proyectar la fuerza que tendrá el que fue por meses un resistente motor de crecimiento: el consumo.

Anemia y desconfianza aguda

Las consultorías de negocios traen los pronósticos de desplome más agudos. Para Alfredo Coutiño, Director para América Latina en Moody´s Analytics, la economía mexicana padece una “aguda anemia desde que se aplicaron las medidas proteccionistas” de sectores estratégicos.

Un desempeño que fue empeorando conforme se vio afectada la economía por el devastador poder de la pandemia. Según su pronostico, la economía se contraerá en 11.5% este año, que es una caída más profunda de la estimada anteriormente, de -10.5 por ciento.

Con él concuerda desde Londres, el economista senior de la consultoría Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía quien estima que es alta la probabilidad de que la economía registre una caída de 11% en el PIB de 2020, tomando en cuenta la limitada estrategia fiscal para estimular a la economía y atender la pandemia, “lo que ha agudizado la desconfianza de agentes económicos, que de por sí se habían apartado de tomar decisiones de inversión de largo plazo”.

Credit Suisse: Sin vacuna, no hay confianza para gastar

El economista en jefe para América Latina en Credit Suisse, Alonso Cervera, tomó la estimación oportuna del PIB y afinó su pronóstico para todo el año. Ahora, anticipa que la economía registrará un desplome de 10.3% en 2020, una tasa que supone una caída más aguda del -9.5% que estimó en abril.

 “Seguiremos atorados en problemas del virus los siguientes meses y esto significa que las familias seguirán muy cautelosas, sin salir por temor a contagiarse; no gastarán de más por temor a perder el mpleo y la recuperación se dará en función de la confianza sobre la pandemia”, explicó.

Goldman Sachs: Entorno externo incierto

En el banco de inversión ya movieron su pronóstico del PIB anual, y ahora esperan un desplome de 9.9% con sesgo a la baja, desde el -8.5% que previeron el mes anterior.

Para Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs, la respuesta fiscal del gobierno a la pandemia limita la recuperación de la economía que de por sí luchaba con problemas estructurales para crecer.

Destaca además que la demanda externa de bienes y servicios y la llegada de turistas podría ser incierta si se confirma una segunda ola de contagios en Estados Unidos y Europa.

A este escenario, hay que agregar el panorama sanitario en México y la cautela de consumidores locales.

Barclays, choque autoinflingido de una sola vez

El  Jefe de Investigación Económica para América Latina en Barclays, Marco Oviedo mantuvo sin cambio su pronóstico para el Producto en 2020 en una contracción de 8.8 por ciento.

Argumenta que el desplome de la producción mexicana en el segundo trimestre está recargado en más del 90% en el impacto económico de la pandemia.

Se trata de un choque autoinflingido por la situación sanitaria, en el que también cayó el resto del mundo en diferentes etapas. La debilidad previa de la economía mexicana, que partió de una contracción desde 2019 y el primer trimestre del 2020, “lo que hace es prolongar en el tiempo la recesión”.

BNP Paribás, difícil un desplome mayor

Desde Wall Street, el economista en jefe para México y Colombia de BNP Paribás, Joel Virgen, mantiene sin cambio su pronóstico de una contracción del PIB en 8.2 por ciento, aún incorporando el dato del primer semestre, pero sí admite que hay riesgos a la baja.

Matizó que siendo el origen de este desplome económico mundial una emergencia sanitaria, es mucho más difícil tener pronósticos más certeros. Sin embargo, comentó que tendría que pasar algo catastrófico en lo que resta del año para tener un desplome mayor al de la primera parte de 2020.

[email protected]