Los legisladores de la Unión Europea considerarán endurecer los límites que impone el bloque a las bonificaciones de los banqueros, después de que los prestamistas comenzaron a suavizar su impacto mediante la concesión de asignaciones extras destinadas a aumentar las remuneraciones fijas.

Ésta es una de las reglas de más alto perfil que impuso el bloque de 28 países en respuesta al malestar ciudadano originado por los salarios de personas con altos cargos en los bancos, muchos de los cuales fueron sostenidos gracias a los contribuyentes durante la crisis financiera del 2007-2009.

Uno de los casos más emblemáticos fue el de Lloyd Blankfein, consejero delegado de Goldman Sachs (GS), quien, con un sueldo anual de 600,000 dólares, obtuvo en el 2006 un bono de 44 millones de dólares (de ellos, 27 millones en efectivo, 15 millones en acciones preferentes y el resto en opciones preferentes).

Al igual que muchos de sus colegas, el bono superaba ampliamente su sueldo anual, según se desprende de un informe de la propia compañía.

Sin embargo, Inglaterra, que alberga el mayor sector financiero en Europa, ha estado en desacuerdo con este tipo de medidas.

El límite, que restringe los bonos a no más de un sueldo fijo o al doble de ese nivel con la aprobación de los accionistas, afectará los pagos extras del 2014 que se entregarán a principios del próximo año.

Sharon Bowles, presidenta de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, dijo que algunos legisladores se han quejado de que la norma no es lo suficientemente estricta.

Vamos a tener una discusión sobre este tema en la comisión , dijo Bowles.

Por lo pronto, la semana pasada el Banco Central Europeo (BCE) decidió mantener su tasa de interés en 0.25 %, pero buscara opciones para sanar una política monetaria frágil. El BCE también informó que mantendrá en 0% la tasa de depósitos que paga a los bancos. Esto no sorprende , dijo Richard Barwell, economista de RBS.