El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro subió 2% en el segundo trimestre del año con respecto al anterior trimestre, lo que marca una vuelta al crecimiento tras seis meses de caídas, según una primera estimación publicada por Eurostat este viernes.

Para el conjunto de la Unión Europea (UE), el alza fue de 1.9 por ciento. Entre las grandes economías, España fue la que más creció (+2.8%), seguida de Italia (+2.7%), Alemania (+1.5%) y Francia (+0.9%).

En el primer trimestre del año, el PIB de la zona euro había caído 0.3%, tras una baja de 0.6% en los últimos tres meses de 2020.

Alemania

La economía alemana volvió a crecer en el segundo trimestre, con un incremento del PIB del 1.5% respecto al trimestre anterior, un porcentaje menor al esperado, según los datos provisionales.

La economía alemana "se enderezó en el segundo trimestre" aprovechando un aumento del "gasto de consumo privado y público", indicó la oficina federal de estadística Destatis. En el primer trimestre, el retroceso del PIB fue del 2.1%, tras una revisión a la baja de la estimación precedente (-1.8%).

Varios analistas consultados por Factset preveían un crecimiento del PIB del 2,1% en el segundo trimestre.

Es una pequeña decepción porque las expectativas eran más altas", comentó Jens-Oliver Niklasch, economista del banco LBBW.

El crecimiento interanual fue del 9.2% en el segundo trimestre. El PIB de la mayor economía europea fue entre abril y junio un 3.4% inferior al nivel del último trimestre de 2019, añade Destatis.

La economía alemana se contrajo menos que en otros países europeos en 2020, un -4.9%, pero parece repuntar con menos fuerza.

España

España también retomó el crecimiento en el segundo trimestre con una subida de su PIB del 2.8% respecto al trimestre anterior, confirmando la reactivación de su economía pese a la incertidumbre que todavía rodea a la pandemia de Covid-19.

La economía española se había contraído un 0.4% en los primeros tres meses de 2021 tras haber sufrido un hundimiento histórico del 10.8% en 2020, una de las caídas más fuertes de los países desarrollados.

La actividad del primer trimestre se había visto lastrada por el efecto de las nuevas restricciones contra el virus y las consecuencias de una ola de frío, tras el crecimiento nulo registrado en el cuarto trimestre de 2020 (0%).

En términos interanuales, el rebote de este segundo trimestre es espectacular: el nivel del PIB es casi un 20% superior respecto al del mismo periodo de 2020, marcado por uno de los confinamientos más estrictos y por la detención de todas las actividades económicas no esenciales durante dos semanas.

Esta reactivación se ha visto especialmente alimentada por el levantamiento a comienzos de mayo de las restricciones de movilidad a nivel nacional, por la reanudación del turismo y el ritmo rápido de la campaña de vacunación.

Pero el optimismo se ha visto algo mermado en julio debido a una nueva explosión de contagios de Covid-10, especialmente entre los jóvenes, que empujó a varios países a desaconsejar los viajes a España.

Pese a la preocupación que rodea al sector turístico, uno de los pilares de la economía nacional, el gobierno español mantuvo esta semana su previsión de crecimiento en un 6.5% para 2021.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), sin embargo, revisó a la baja su previsión para España hasta el 6.2%, del 6.5% previsto inicialmente. Aun así, se espera que España crezca muy por encima de la media prevista por el FMI para la zona euro (+4.6%).

Italia 

El PIB de Italia subió un 2.7% en el segundo trimestre con relación al anterior, una fuerte recuperación tras los estragos causados por la pandemia, según una primera estimación publicada este viernes por el ISTAT.

Esta cifra del Instituto Nacional de Estadísticas es superior a las expectativas del ministro de Economía, Daniele Franco, que pronosticó a principios de julio "un crecimiento económico cercano al 2%" en el segundo trimestre.

Para todo el año, el gobierno de Mario Draghi apuesta por un crecimiento superior al 5%, tomando en consideración el efecto de las medidas de su plan de reactivación de 222.100 millones de euros (264.200 millones de dólares) aprobado por la Comisión Europea.

ISTAT también revisó de nuevo al alza el crecimiento durante el primer trimestre, en el que el PIB progresó un 0,2%, frente al 0,1% estimado anteriormente.

"Tras una ligera recuperación en el primer trimestre de 2021, la economía italiana experimentó un crecimiento muy fuerte en el segundo trimestre", señala ISTAT, que menciona una "fuerte recuperación" en el sector de los servicios, el más castigado por la pandemia, y el "crecimiento" de la industria.

En comparación con el segundo trimestre de 2020, que se vio muy afectado por la pandemia, la subida del PIB es del 17.3 por ciento.

En 2020 el PIB cayó 8.9%, en su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces la economía ha mejorado, como demuestra la tasa de desempleo que en junio cayó por debajo del 10% (9.7%), por primera vez en cinco meses.

Además el índice de confianza de las empresas en Italia registró en julio su nivel más alto desde que comenzaron las estadísticas en marzo de 2005.

La moral de los consumidores también ha mejorado: el índice batió un récord desde septiembre de 2018. La victoria de la selección italiana en la Eurocopa ha influido y se espera que tenga repercusiones positivas en la economía de la tercera economía de la Unión Europea.

Francia

El Producto Interior Bruto (PIB) de Francia progresó un 0.9% en el segundo trimestre, un poco mejor que previsto en un período marcado por el tercer confinamiento y la retirada gradual de restricciones, según una primera estimación del Insee.

El PIB "se aproxima a su nivel previo a la crisis" sanitaria, apunta el Instituto Nacional de Estadística, que también revisa su evolución en el primer trimestre, que pasa ahora a estable y ya no en retroceso de 0.1 por ciento.

El crecimiento aprovechó un aumento de la inversión (+1.1%) y del consumo de los hogares (+0.9%), sobre todo en la hostelería y los transportes tras la reapertura de bares y la reanudación de los viajes.

El consumo en la segunda economía de la Unión Europea sigue, no obstante, "muy por debajo de su nivel previo a la crisis", precisa el Insee, por el cierre de los comercios no esenciales para enfrentar el coronavirus.

El comercio exterior, por su parte, sigue lastrando el crecimiento, ya que las importaciones progresan más rápido que las exportaciones.

Para el conjunto de 2021, el Insee proyecta un crecimiento del 6% tras la recesión del 8% registrada en 2020, una previsión similar a la de la Comisión Europea. El Banco de Francia estima un crecimiento del 5.7 por ciento.

Portugal

El PIB de Portugal registró una fuerte alza de 4.8% en el segundo trimestre del año, gracias al levantamiento progresivo de las restricciones tras un estricto confinamiento vinculado al Covid-19, según una primera estimación del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

En términos interanuales, la actividad económica dio un salto de 15,5%, precisó el INE, agregando que el alza trimestral se apoyo sobre todo en la "demanda interna" y en un "aumento de las exportaciones de bienes".

Portugal volvió a la senda del crecimiento tras un retroceso de 3.2% en el primer trimestre, a raíz del confinamiento estricto entre mediados de enero y mediados de marzo para enfrentar una violenta ola de coronavirus.

En 2020, el PIB se hundió 7.6%, la caída más fuerte de la economía portuguesa desde el regreso de la democracia en 1974.