El Producto Bruto Interno (PIB) argentino se desplomó 19.1% en el segundo trimestre del año con respecto al mismo período de 2019 debido a las fuertes restricciones que impuso el confinamiento en medio de la pandemia del coronavirus, informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). De esta forma, en la primera mitad del año acumuló una contracción de 12.6% interanual.

El hundimiento de la economía está explicado por la etapa más dura de la cuarentena, especialmente en abril y la primera parte de mayo, a pesar de que las medidas de aislamiento todavía siguen vigentes más de seis meses después de su implementación.

Según analistas, se trata del peor trimestre de la historia económica registrada, que deja al PIB en niveles del primer trimestre de 2006, en pesos constantes de 2004. El 19.1% interanual superó al derrumbe de 16.3% que se observó en el primer trimestre de 2002, en la salida de la convertibilidad y que encabezaba el ranking de las peores caídas.

El consumo privado se desplomó un 22.3% en términos interanuales, mientras que el consumo público se contrajo menos, un 10.1%. La inversión se derrumbó un 38.4%, en tanto que las exportaciones bajaron un 11.7% y las importaciones, un 30.1 por ciento.

Los 16 sectores de actividad disminuyeron su producción en el segundo trimestre respecto del mismo período del año pasado, pero las principales caídas las sufrieron hoteles y restaurantes (-73.4%) y actividades de servicios comunitarias, sociales y personales (-67.7%).

Construcción disminuyó 52.1%; servicio doméstico, 38%; servicios de salud, 23.5%; transporte y comunicaciones, 22.5%, e industria manufacturera, 20.8 por ciento.

Explotación de minas y canteras bajó 18.3%; comercio mayorista, minorista y reparaciones, 16.9%, y actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, 14.3%. Pesca se contrajo 14%, mientras que agricultura, ganadería y silvicultura retrocedió un 10.4 por ciento.

La medición desestacionalizada con respecto al primer trimestre del año arroja una caída levemente menor, de 16.2 por ciento.

Respecto a la variación para todo el año, los pronósticos convergen en torno al 12%, ya sea por los sondeos entre las consultoras  como por el proyecto de ley de Presupuesto 2021 que presentó el ministro de Economía, Martín Guzmán.

“Si bien la pandemia y la cuarentena fueron la principal explicación detrás de todo este pobre desempeño (del PIB), no por eso los números son menos reales. Desagregando por componentes de la demanda, sobresale el desplome de 38.4% interanual de la inversión”, dijo la consultora Ecolatina.

Tanto el desempleo, la inflación y la devaluación del peso se van afirmando en medio de la dura recesión, según analistas.

“Más allá de todas estas malas noticias, vale destacar que la crisis habría tocado piso en el segundo trimestre, asumiendo, claro está, que no hay una disparada del coronavirus de acá en adelante”, agregó Ecolatina. (con información de Reuters)