La Organización Internacional del Trabajo (OIT) espera que el plan de inversión de la Comisión Europea, conocido como 'plan Juncker' cree más de 2.1 millones de empleos para 2018, según un informe publicado este miércoles.

Para ello, el plan, que pretende movilizar 315,000 millones de euros en inversiones en tres años, debe priorizar la recuperación económica mediante la inversión, en particular en el sector privado y las pequeñas y medianas empresas (PME), y los países con altas tasas de desempleo.

"Este plan Juncker podría complementar las medidas monetarias que anunció recientemente el Banco Central Europeo (BCE) incentivando la inversión de las empresas, el crecimiento y la creación de empleo", sostiene Raymond Torres, director del departamento de investigación de la OIT.

Los autores del informe subrayan la importancia de las inversiones para las pequeñas empresas, ya que podrían generar hasta 1,8 millones de empleos directos e indirectos.

"Invertir en proyectos energéticos o en la economía verde forma parte de la solución" pero también "permitirá a las pequeñas empresas tener acceso al crédito", dice Torres.

Con "una tasa de desempleo que superaba el 23% en España y el 25% en Grecia en el tercer trimestre de 2014", los autores del informe constatan que las políticas de austeridad han sido un fracaso pues antes de la crisis el paro que tenían ambos países se rondaba el 8 por ciento.

"Esta evolución ha supuesto inmensos costes económicos y sociales; las peores repercusiones tuvieron lugar en el sur de Europa pero los particulares y los trabajadores han sufrido en toda la región", dice Sandra Polaski, directora general adjunta de la OIT, que agrega que "la urgencia de remediar estas pérdidas aumenta de día en día".

La OIT cita el ejemplo de Estados Unidos donde "la inversión ha aumentado más de 2 puntos porcentuales y la tasa de desempleo cayó más de 3 puntos desde 2009".

erp