México es uno de los seis países que tienen el nivel de deuda pública más cercano al rango de prudencia que garantizaría certidumbre, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Al interior del reporte Consolidación fiscal, cuánto, con qué rapidez y con qué medios , economistas de la entidad observaron la pertinencia de que el nivel de deuda pública de los países OCDE se aproxime a 50% del PIB para garantizar un cerco al riesgo financiero de las haciendas públicas.

Los países deben reducir sus niveles de deuda hasta alrededor de 50% del PIB o menos, para proporcionar un margen de seguridad y certidumbre contra futuros choques financieros , refirieron en el reporte.

La deuda pública de México al cierre del 2011 alcanzó 42.7 puntos del PIB, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Países como Turquía, República Checa, Eslovenia, Dinamarca, República de Eslovaquia y Finlandia administran obligaciones gubernamentales que van de 40.3% del PIB, en el caso turco, hasta 50.2% para el gobierno finlandés.

Entre los integrantes de la Organización a los que directamente señalaron los especialistas en el reporte como los que tendrían que realizar de manera urgente los ajustes se encuentran Japón, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido.

Si el ajuste no se consigue antes del 2050, previnieron en el reporte que se pondrán en riesgo las principales responsabilidades financieras de los gobiernos en temas sociales para privilegiar el pago de las obligaciones.

DESENDEUDAR DESARROLLADOS

Según se lee en el reporte, la deuda gubernamental de algunos países desarrollados como Estados Unidos o Japón, rebasa 100% del PIB.

Aún cuando reconoce que el endeudamiento se incrementó a raíz de los intentos por estabilizar las crisis financieras, se ha reducido a la vez el margen de maniobra para que los gobiernos atiendan problemas sociales.

Según el análisis, Japón tendría que realizar un ajuste fiscal de 12% del PIB anual de aquí al 2050, para llegar a la meta de certidumbre.

Mientras el esfuerzo para gobiernos como el de Estados Unidos, Reino Unido y Nueva Zelanda tendría que ser de recortes al gasto público por unos 8 puntos del PIB anual de aquí a mediados del siglo.

LA RECETA

De acuerdo con los economistas de la OCDE, en el corto plazo, la fase de consolidación fiscal tendría que balancearse entre reformas fiscales y ajustes al gasto público que garanticen un crecimiento económico.

Entre los países miembros que se caracterizan por sus altas tasas de impuestos, tendrían que centrarse en la reducción y el mejor uso del gasto público.

Mientras, los países donde el gasto es bajo habrían de poner un mayor énfasis en las reformas recaudatorias, refiere el documento.

México, la muestra

La OCDE sugirió a sus miembros más avanzados corregir la trayectoria de endeudamiento y fijarse de meta bajar sus obligaciones.

[email protected]