Ante las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de realizar una segunda ola de reformas en el país, José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), expresó que “no hay varita mágica” para resolver todos los problemas que enfrenta el país.

“No hay varitas mágicas, no hay una oración, no hay una sola palabra, no hay manera de reducir todo a una sola cosa que hacer, el trabajo es difícil y continuo. No hay una última reforma en ninguna de las áreas donde hacen falta, hay que seguir trabajando y continuar con la implementación”, dijo.

Al participar en el Foro OCDE México 2018: Un Futuro con Crecimiento e Inclusión, el secretario citó parte del texto que publicó la OCDE: “México necesita redoblar esfuerzos para seguir mejorando sus políticas para promover un crecimiento más resiliente, incluyente y sustentable”.

Acotó que en el Informe Getting it Right, se expone que para ello es necesario que el próximo gobierno parta de la base de las reformas implantadas y que las ajusten, las mejoren y las complementen.

“No me extiendo porque si no me van a comparar con el discurso de Gurría y voy a quedar mal parado”, bromeó el funcionario que en verdad prefirió ya no comentar nada sobre dicho estudio que platea que se debe hacer una reforma al sistema fiscal.

De acuerdo con el informe, México requiere reforzar sus reformas estructurales, especialmente en lo referente a materia tributaria para incrementar la recaudación y con ello mejorar los servicios públicos como el de salud, vivienda y seguridad.

Menciona que si bien en 2013 se realizó una ambiciosa reforma fiscal que permitió incrementar los ingresos presupuestarios del gobierno, aún existe un alto nivel de la población que trabaja en la informalidad y que por tanto no paga impuestos.

“Entre 2013 y 2016, los ingresos fiscales aumentaron en más de 3.4 puntos porcentuales del PIB (...) Sin embargo, aún es baja, tan sólo del ISR representaron 3.3% del PIB en 2015, mientras que el promedio de la OCDE es de 8.4%”.

El estudio que será entregado a los tres candidatos a la presidencia refiere que hay espacio para incrementar la recaudación a través de los impuestos prediales recurrentes, los cuales en 2015 apenas sumaron 0.3% del PIB; mientras que el promedio de países que conforma la OCDE fue de 1.9% del PIB.

También propone impuestos sobre propiedad inmobiliaria e impuestos verdes, así como implementar un impuesto sobre herencias.

Mencionan que también se pueden hacer cambios en los gastos fiscales que se otorgan cada año, es decir, aquellas exenciones, condonaciones o créditos fiscales que se otorgan tanto a personas físicas como morales.

“Todavía hay margen para eliminar gastos fiscales ineficientes y ampliar la base tributaria. Por ejemplo, las tasas reducidas del IVA podrían suprimirse gradualmente tomando al mismo tiempo cuestiones de equidad. Se necesita limitar las exenciones del ISR personal”.

Subraya que se pueden incrementar los esfuerzos para reducir la evasión fiscal mediante la integración de la administración tributaria y la de seguridad social, como parte de una estrategia para aumentar los ingresos fiscales y con ello financiar los gastos necesarios.

Dar continuidad a las reformas: Narro

Al respecto, José Narro, secretario de Salud expuso que este informe debe debatirse y que tiene que ser parte de las consideraciones para definir lo que se tienen que hacer hacia delante. Coincidió en que se debe dar seguimiento a las reformas estructurales que se impulsaron en este sexenio.

“El país requiere continuidad de sus proyectos sobre todo cuando reconocemos que no es fácil modificar la inercia de un país con la complejidad que tiene México como la desigualdad, la pobreza y la falta de apego al estado de derecho”.

Agregó que se debe reivindicar a la política como el arte de negociar, “tenemos que ceder en algunos puntos para ganar en los más importantes. Tenemos que dejar algunos intereses personales para ganar en lo colectivo”.

Aseguró que se debe seguir pensando en temas sociales, pues constituyen el centro de los problemas que se tienen en la actualidad. “La desigualdad que nos caracteriza tiene muchas dimensiones que se encadenan entre sí. Desigualdad y pobreza tienen mecanismo para autoreproducirse, por ello para romper ese círculo se tienen que actuar en unidad”.